Quantcast

Un estudio sobre la movilidad de Rocafort propone rebajar la velocidad máxima hasta los 30 km/h en el casco urbano

En septiembre de 2015, la entonces alcaldesa de Rocafort, Amparo Sampedro, encargó a la Diputación de Valencia un Plan Integral de Movilidad para analizar en profundidad los problemas relacionados con la movilidad urbana, para elaborar un diagnóstico de estos problemas, apuntando tanto su origen como posibles vías de solución, y que propusiera al Ayuntamiento unas líneas de actuación. El estudio ha finalizado y, entre las propuestas, se incluye la disminución de la velocidad máxima a 30 kilómetros por hora en todo el casco urbano para hacer de la movilidad de Rocafort una movilidad sostenible.

edificios Rocafort  El Ayuntamiento ha hecho públicos los documentos correspondientes a las cinco fases de elaboración del plan redactados por la comisión técnica como inicio a una campaña informativa que se desarrollará de manera más intensa a partir de septiembre cuando se abra el proceso de participación ciudadana.

De momento, la comisión técnica propone varias cuestiones para solucionar los problemas de movilidad de Rocafort que, entre otras cuestiones, vienen dados por un excesivo tránsito en el interior del casco urbano al no existir vías circundantes que rodeen el municipio y sirvan para los vehículos que sólo pasan por Rocafort para ir de un pueblo a otro.

Ese alto nivel de tráfico genera ruido y contaminación por lo que una de las propuestas es la reducción de la velocidad máxima permitida a los 30 kilómetros por hora. Otra de las ventajas de esta medida es que fomentaría el uso de vehículos no motorizados al tener un tráfico más pacificado y menos amenazador para ciclistas o peatones.

Sobre la accesibilidad externa del municipio, el estudio propone abrir nuevos itinerarios que no atraviesen el núcleo urbano como el camino desde Massarrojos y Moncada, por el norte de Rocafort, que debería ser acondicionado y ampliado de 5 a 8 metros, o permeabilizar los movimientos que atraviesan la zona urbana de modo que el recorrido sea mínimo por el interior del municipio.rocafort-ayuntamiento

Por lo que respecta a la accesibilidad interna, los técnicos proponen alargar el itinerario alternativo de San Agustín no retornando por Blasco Ibáñez sino prolongándolo al máximo en línea recta hasta confluir a la rotonda de salida por la carretera CV-307; proyectar una nueva travesía a través de las calles Moncada y Massarrojos; solicitar de la Diputación un nuevo acceso para dar continuidad a esta travesía: un tramo por el oeste entre la CV-310 y Rocafort; y el tramo este entre Rocafort y la CV-308 y reordenar las tres vías de circulación entre el núcleo urbano y el barrio de Santa Bárbara de modo que por la calle Enrique Soriano sea dirección desde el núcleo urbano hacia Santa Barbara, la Avenida Ausias March sea en dirección contraria a esta y por último la Avenida Blasco Ibañez se definida con tramo de direcciones alternas enfrentadas para compatibilizar el tráfico de acceso a propietarios, ciclistas y peatones y con velocidad de 15 km/h.

Además de limitar la velocidad en todo el casco urbano a 30 km/h, plantean implantar un firme bituminoso fonoabsorbente en las vías de mayor tránsito, completar la trama urbana para que todas las calles sean accesibles y con sección suficiente para vehículos y peatones y señalizar los itinerarios a los puntos más emblemáticos de la localidad, distribuyendo los movimientos por diferentes calles para evitar recorridos mayores e innecesarios. “Igualmente para las glorietas, para evitar confusión a los conductores, será necesario señalizar las direcciones de cada ramal”, apuntan.

Sobre la infraestructura peatonal, el estudio plantea la posibilidad de conectar el municipio mediante trazados continuos que fomenten el desplazamiento a pie, hacer una revisión de los cruces para eliminar los semáforos que no sean necesarios de modo que los vehículos sólo se detengan si hay peatones y remodelar el espacio urbano para dar mayor proporción al peatón dentro de las vías.

En ese sentido, proponen señalizar rutas escolares e, incluso, acompañarlas con presencia policial para que los alumnos puedan desplazarse a pie con seguridad. “Una red de carril bici completa también ayudaría a aumentar el número de escolares que acudan al centro de forma no motorizada”, apuntan.

Y es que uno de los objetivos es fomentar los medios de transporte no motorizados para que descienda la movilidad y la utilización del vehículo privado. En ese sentido, explican que se pueden tomar medidas genéricas como transformar el núcleo urbano en un conjunto de calles 30, donde la velocidad se vea reducida de manera que el peatón no sienta las molestias provocadas por el ruido y la velocidad del tráfico, realizar una redistribución más acorde del espacio de la calle entre medios a motor y el resto, permitir una trama viaria sencilla pero eficaz que permita el mayor número de destinos a través de la red más corta para que todos los edificios sean de fácil acceso a través de los diferentes medios y aprovechar que la población es más joven que la media de la Comunitat para realizar campañas para el uso de bicicletas y realizar mejoras en los recorridos peatonales para que sean más atractivos a la población.

Del mismo modo, se ha detectado que el Metro está infrautilizado en el municipio y se requieren medidas para ‘acercar’ este medio de transporte ala población como nuevos itinerarios peatonales para acceder a la parada, una buena red ciclista o estudiar otros medios de transporte como microbuses o autobuses urbanos internos para que las zonas más alejadas del núcleo urbano no recorran a pie las largas distancias para acceder a la parada en las horas de mayor demanda

Respecto al aparcamiento, la comisión técnica plantea la necesidad de delimitar las plazas mediante pintura acotando las plazas definiendo el espacio para aparcamiento, paso de vehículos y el resto de espacio para otros modos como peatones y ciclistas así como penalizar el aparcamiento indebido ocupando parcialmente aceras o calles peatonales.

Desde el Consistorio han recordado que estas propuestas parten de la comisión técnica y no del Gobierno municipal y han pedido a los vecinos que tomen parte en el próximo proceso de participación ciudadana en el que, tomando como base el estudio realizado por esta comisión, sobretodo, los apartados de diagnóstico de la situación actual y sus posibles soluciones, se perfilarán las medidas a acometer en el corto, medio y largo plazo para pacificar el tráfico y hacer de Rocafort un municipio más sostenible.


 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *