Tras el fuego y el humo, el riesgo del incendio en la empresa de Paterna se centra en los residuos químicos vertidos

0
459

Una vez confinado el fuego y sin riesgo de que se vuelva a propagar y confirmado que el humo desprendido no contenía niveles de toxicidad peligrosos para la salud, el Consorcio Provincial de Bomberos ha alertado del riesgo que ha supuesto el vertido de las sustancias químicas que se almacenaban en la empresa. Hasta 30 productos derramados por el fuego que llegaron hasta el alcantarillado y cuyos residuos están siendo ya gestionados por una empresas especializada.

Según ha explicado el inspector jefe del Consorcio, José Miguel Basset, el fuego se pudo dar por “controlado” -aunque ha especificado que esa terminología se utiliza sólo para incendios forestales- ayer a media tarde y está previsto que se pueda extinguir definitivamente a lo largo del día de mañana.

Sin embargo, las tareas para limpiar la zona de productos químicos ocuparán más tiempo. Basset ha explicado que el fuego y las explosiones provocaron la rotura de algunos recipientes lo que provocó que productos químicos se vertieran al alcantarillado. Pero al rápida respuesta permitió poner en marcha el plan de emergencias que, entre otras cosas, implica aislar ese agua contaminada y derivar, desde ese momento, los vertidos a una balsa de contención de 5.300 metros cúbicos.

Se trata, ha dicho, de evitar que agua contaminada pueda llegar a las estaciones que usan mecanismos biológicos para depurar el agua pues la simple alteración del PH del agua hubiera supuesto la destrucción de la flora, protagonista en ese proceso de depuración y recuperarla hubiera sido un proceso muy costoso.

Desviada ya el agua del alcantarillado donde se vertieron los residuos queda ahora la compleja tarea de limpiar todos los productos derramados en la propia nave para evitar, entre otras cosas, su filtración. Una tarea de la que es responsable la empresa y de la que se encarga una empresa especializada en el tratamiento de residuos peligrosos autorizada por la Generalitat.

Basset ha explicado que no existe riesgo de que esos vertidos puedan provocar algún otro suceso a pesar de “mezclarse productos antagónicos” ya que, ha dicho, la reacción sólo se produciría en el momento del contacto y no “en diferido”.

El incendio más destructivo

El inspector jefe de bomberos, con amplia experiencia, ha reconocido que el incendio registrado ayer en Induker es el segundo de mayor magnitud en el que ha trabajado pero, sin duda, el que ha afectado a más actividades empresariales.

El fuego ha afectado a siete naves de diferentes empresas ubicadas en la misma manzana, la única que queda ya dentro del perímetro acotado por los bomberos, sobretodo, ha dicho Basset, porque el humo haría imposible que los trabajadores pudieran desarrollar su labor con normalidad.

Además, el inspector jefe ha destacado la complejidad de un incendio como este en el que no se sabe con certeza el origen y las consecuencias que el fuego puede ocasionar, lo que supone retrasar el inicio de las labores de extinción hasta tener claro un plan de acción.

Ejemplo del riesgo imprevisible de este incendio fue el bidón de 1,5 toneladas que salió despedido de la nave y cayó sobre un camión de bomberos destrozando el parabrisas del mismo después de cortar una línea eléctrica y derribar un poste. Según Basset, esa explosión “tampoco es un comportamiento habitual en este tipo de productos”.

Junto al inspector jefe ha comparecido el diputado y presidente del Consorcio, Josep Bort, quien ha dado la enhorabuena a todos los bomberos que han participado y siguen haciéndolo aún en la extinción del fuego y en el control de la emergencia y ha destacado la importancia de la buena coordinación entre todas las administraciones públicas implicadas en el suceso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here