Todos los grupos de Les Corts, salvo el PP, respaldan el dictamen de la comisión que declaró “evitable” el accidente de Metro

Los grupos de Les Corts, excepto el PP, han decidido hoy apoyar el dictamen de la comisión del acciente de metro del 3 de julio de 2006 que se ha celebrado durante los últimos meses y cuyas conclusiones apuntan a que el accidente era “previsible y evitable”. El PP ha emitido un voto particular alegando que sólo había una probabilidad del 0,00005% de que se produjera un siniestro en esa curva.

Desde la Asociación de Víctimas de Metro 3 de Julio (AVM3J) se han mostrado sorprendidos por la posición del PP sobre que el accidente no se pudo evitar cuando “hasta FGV ha reconocido que si se hubiera instalado el sistema de frenado ATP en esa curva”, el convoy no hubiera alcanzado la velocidad que lo hizo descarrilar”.

Sin embargo, lejos de entrar a valorar la tesis de los populares, desde la asociación han lamentado que el PP “no haya aprovechado esta segunda oportunidad para rectificar” en referencia a la segunda comisión de investigación que se realiza en Les Corts.

“Podía haber reconocido la descoordinación de FGV en materia de Prevención, que FGV debió incluir la velocidad como una prioridad a proteger, que no fue correcto trasladar al conductor, la obligación de garantizar la seguridad, etc”, apuntan desde la asociación quienes recuerdan que, a pesar de que las personas que el dictamen cita como responsables no ocupen ya los mismos cargos que hace diez años “es importante señalar que todos los actos tienen consecuencias, y que esas consecuencias, conllevan una responsabilidad. Aunque sea 10 años después”.

Por su parte, el diputado popular Rubén Ibáñez ha explicado que en los 422 folios del voto particular “no se realizan juicios de valor ni opiniones, sino solo datos y conclusiones extraídas a partir de hechos objetivos. Hemos trabajado con libertad e independencia, queriendo saber lo que pasó”.

Respecto al dictamen elaborado conjuntamente por el resto de grupos, Ibáñez ha señalado que “es un intento de justificar unas conclusiones: primero se concluye y después se justifica. Tanto es así que incluso hay conclusiones que no tienen justificación”.

Ibáñez ha indicado que “con una probabilidad del 0,00005% de que ocurriera en esa curva, el accidente era imprevisible. Teniendo como base que la seguridad absoluta no existe consideramos que, tras dos millones de trenes pasando por la misma zona, no era previsible estadísticamente. La única circunstancia real que varió en ese viaje respecto a los otros es el exceso de velocidad a 80 km/h y eso no es previsible. Si es imprevisible, es inevitable. Nadie dijo que eso era un punto negro. La Línea 1 nunca había tenido un accidente por exceso de velocidad. El riesgo en esa línea estaba en los pasos a nivel  que era donde había que actuar y donde había habido muertes hasta ese día”.


 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *