¿Por qué olvidamos vivir?

0
138

Con demasiada frecuencia se nos olvida vivir. Pocas veces paramos en los detalles, ponemos el freno, miramos alrededor y asumimos que la vida se hace de momentos, gestos y detalles; sin embargo, como canta Joan Manel Serrat “de vez en cuando la vida nos gasta una broma y nos despertamos sin saber qué pasa, chupando un palo sentados sobre una calabaza”.

Y es en ese instante cuando sentimos que vivir no es solo respirar, porque como glosa Dani Martin, “qué bonita es la vida, que regalo tan grande”, aunque como canta el madrileño es esa misma vida la que “te da todo de golpe y luego te lo quita”. De repente, siempre de forma inesperada y cruel.

La vida exige el peaje de consumirla y a veces el crédito que ofrece es corto, es entonces cuando se ensaña y te obliga a pagar el alto precio de no dejarte tiempo, no permitirte saborearla, no llegar a disfrutarla…

Evocar con elogios a los que se marchan es la tarea políticamente correcta, cuando además nos referimos a figuras que por su profesión son personajes mediáticos, es casi imposible no encontrar excelentes valoraciones, actitudes plausibles o detalles gigantes.

Sin embargo, a veces todos esos halagos son sinceros, reales, merecidos  y verdaderos.

FC Barcelona. Tito Vilanova

No conocí personalmente a Tito Vilanova pero la casualidad quiso que tuviéramos algunos conocidos comunes y sí, desde la lejanía del desconocimiento directo del hombre, pero con la honestidad de las personas que nos unieron al referirse a él, el ex entrenador del FC Barcelona sí representó mucho de lo bueno que ahora se le atribuye.

Su terrible adiós lo ha convertido en eterno, su marcha, a pesar de desgraciadamente esperada, no ha dejado de ser excesivamente cruel, pero lo más valorable es sentir cómo ha dejado huella.  La conmoción por su muerte me recuerda el dolor por la partida (esta vez sí inesperada)  de otro eterno hombre de fútbol, Manolo Preciado.

Levante UD. Manolo Preciado

La pasión por vivir de ambos nos ofrece la lección necesaria de aprender que lo único importante de la vida es vivirla, aunque solo es cosa de los grandes  pasar por la vida dejando huella.

Y rastro inefable han dejado ambos, dejar huellas que seguir y honrar ambos lo han conseguido, aunque ahora conmocionados y aturdidos no entendamos las razones que tuvo la parca para arrebatárnoslos tan pronto y dejarnos “sin saber qué pasa, chupando un palo sentados sobre una calabaza”… Porque como selló para siempre como lección de vida Tito Vilanova “valorad lo que tenéis porque nunca sabes cuándo llegará tu momento, ese momento que lo cambiará TODO”.

Yolanda Damià | @YolandaDamia | Periodista | http://yolandadamia.blogspot.com.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here