Silla en Democracia renuncia a cobrar un pleno extraordinario de 4 minutos e insta al resto de grupos a hacer lo mismo

0
203

El concejala de Silla en Democracia, Salvador Mestre, encargado del área de Transparencia, Comunidad y Participación en el Gobierno municipal, ha presentado por registro de entrada su renuncia al cobro del pleno extraordinario celebrado el pasado 25 de octubre, justo después del ordinario de ese mes, y que sólo duró 4 minutos. Según explica Mestre, no resulta ético cobrar por esos cuatro minutos lo mismo que recibirán los concejales por el pleno ordinario, de más de 4 horas.

El alcalde se vio obligado a convocar un pleno extraordinario con el único punto de aprobación definitiva de las Cuentas Generales de 2015 al no poder incluirlo en el orden del día del pleno ordinario porque, cuando este tenía que ser convocado, aún no había concluido el periodo de exposición pública de la aprobación provisional de esas Cuentas Generales y, por tanto, no se podía llevar a aprobación definitiva.

Por ello, teniendo en cuenta que ese pleno extraordinario que, además, se celebró a continuación del ordinario, no supuso ningún gasto extraordinario ni laboral, ni económico, ni de recursos municipales, pues se trató de una cuestión “puramente normativa”, Mestre alega que no sería “ético” cobrarlo.

Y es que, legalmente, los políticos asistentes tienen derecho a cobrar una dieta por cada una de estas dos sesiones. De esta manera, el coste para el pueblo de Silla, en vez de ser de 2.384, 5 euros será de 4.769 euros, según Mestre.

“Por este motivo, en Silla en Democracia hemos decidido renunciar al cobro de la dieta correspondiente a esa sesión plenaria extraordinaria y que ese dinero se quede a disposición de los vecinos para afrontar otros gastos. Estamos defendiendo el sentido común y la ética en las dietas que cobran los representantes políticos”, ha explicado Mestre quien ha defendido que con este gesto no se critica que las dietas previstas para los concejales no tengan sentido o sean incorrectas.

“Ahora bien, en Silla en Democracia entendemos que si bien es bueno garantizar la democracia con remuneraciones justas, malo es la ausencia de un sentido de la responsabilidad pública en la gestión del dinero del pueblo y cosa mala es la ausencia de austeridad en la tesorería municipal”, explica el concejal quien justifica así su renuncia a la dieta de forma unilateral al tiempo que desde su grupo esperan que el resto de representantes políticos del pueblo se sumen a esta renuncia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here