Quantcast

Silla aprueba un presupuesto “realista” con un incremento del 40% en servicios sociales hasta los 970.000 euros

El pleno del Ayuntamiento de Silla aprobó el pasado viernes la propuesta de Presupuesto 2017 presentada por el equipo de Gobierno, formado por PSPV, Compromís, Silla en Democràcia y EUPV, que el propio alcalde, Vicent Zaragozá ha calificado de “todo un éxito” pues por primera vez en años Silla contará, a dicho, con unas cuentas “realistas y sociales”. De hecho, el capítulo de Servicios Sociales se incrementa un 40% hasta los 970.000 euros.

Los ingresos ascienden a 12.227.726 euros mientras que los gastos se quedan en 11.968.483 euros. La diferencia, el superávit, de unos 259.000 euros, se destinarán al pago de deuda bancaria cumpliendo con la imposición del Ministerio de Hacienda.

Este límite de gasto permite al municipio, según datos ofrecidos desde la Concejalía de Hacienda, bajar el índice de endeudamiento del Ayuntamiento desde el 69,66% al 63,4% para el 2017. Por otra parte, el concejal de Hacienda, Iván Cuenca, ha explicado que con este presupuesto se eliminan definitivamente las operaciones pendientes de aplicar (opa) por un importe de 500.000 euros. Entre el presupuesto de 2016, el remanente de Tesorería de 2015 y el presupuesto de 2017, Silla ha conseguido regularizar 2,6 millones de euros en este tipo de operaciones, quedando así las cuentas del Ayuntamiento “saneadas”.

Sobre los ingresos, desde el Gobierno municipal aseguran que no se ha producido ningún incremento en los impuestos al tiempo que han destacado una nueva rebaja en la tasa por ocupación de la vía pública para los hosteleros. Así, en dos años esta tasa ha disminuido un 25% pasando de ser una de las más altas de la comarca a una de las más bajas.

Respecto a los gastos, desde el Gobierno municipal destacan el incremento de un 40% en el capítulo de Servicios Sociales que alcanza así los 970.000 euros. Entre otras partidas, destacan la creación de una bolsa de ayudas para paliar, por un lago, la emergencia alimentaria, con 50.000 euros, y, por otro, la pobreza energética, con otros 18.000 euros.

En becas para el estudio y material escolar, Silla invertirá 90.000 euros, 30.000 más que en el presupuesto de 2016 mientras que las ayudas de emergencia social se incrementan un 50% alcanzando los 65.000 euros. Además, destinará 30.000 euros a una nueva partida de inclusión educativa. Por último, parte del ahorro de 600.000 euros en Personal, dinero que no se va a utilizar, servirá para incrementar la bolsa de empleo en 61.000 euros, hasta los 161.000 euros.

En inversiones reales financiadas con fondos propios, el presupuesto recoge actuaciones como el arreglo de una fase de nichos en el cementerio (55.000 euros), el avance en la e-administración (85.000 euros), el arreglo del Parc Molí de Magalló (23.000 euros), inversión en parques y jardines (45.000 euros).

Además, se van a comprar libros para la biblioteca por primera vez en seis años, se incrementa el dinero para luchar contra plagas en el municipio y se aumentan los convenios con la asociación de jubilados y con las escuelas deportivas (2.000 y 4.000 euros, respectivamente.

El presupuesto fue votado a favor por los cuatro grupos del equipo de Gobierno y la abstención de E2000, cuyo concejal, sin embargo, valoró positivamente las cuentas. El resto de grupos de la oposición (PP, C’s y Los Verdes) abandonó el pleno calificando de “cacicada” la convocatoria del pleno a las 15 horas.

Desde el Gobierno municipal han tildado de “absoluta irresponsabilidad” la marcha de la oposición ya que “eludir el debate ante unos presupuestos que por fin ponen en marcha nuestro pueblo no es la mejor forma de representar los intereses de sus votantes”. Tanto el alcalde como el concejal de Hacienda han insistido en que la oposición tuvo el documento en tiempo y forma según los plazos marcados por ley al igual que la convocatoria del pleno extraordinario que se hizo con tres días de antelación.

El portavoz del PP, Serafín Simeón, explicó la marcha de su grupo en el pleno porque el alcalde había convocado el mismo a las 15 horas “sabiendo que muchos concejales de la oposición no podrían acudir por motivos laborales”. Además, denunció, el Gobierno municipal no ha buscado el consenso en las cuentas: “no queremos ser cómplices de la aprobación de unas cuentas que no son fruto del consenso con los colectivos sociales y las asociaciones vecinales y sobre las que pesa la mancha de la falta de democracia y diálogo entre las fuerzas políticas que representamos a los silleros”.

Sin embargo, desde el Gobierno municipal insisten en que estos presupuestos contienen una “innegable mejoría de las cuentas, con el saneamiento de las mismas y la óptima percepción social de los vecinos ante las mejorías experimentadas”. Por ello, el equipo de Gobierno se encuentra “satisfecho con el trabajo realizado” y augura que las cuentas de 2018 serán aún mejores mientras presume de no haberse producido ninguna fisura entre los miembros del cuatripartito.


 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *