Seis toros de Germán Vidal han protagonizado el encierro matinal del 7 de septiembre

0
66

El 7 de septiembre, multitudinario y esperado 7 de septiembre ya ha llegado. A las 8 de la mañana, con admirable puntualidad, ha comenzado el encierro de seis toros de Germán Vidal. Con un recorrido largo por las calles Barreres y Sant Miquel, tras un primer momento, en el que tres animales no se animaron a entrar en el corro, finalmente todo se ha desarrollado con normalidad
.

El 7 de septiembre es el día por excelencia del toro en Puçol, una jornada en la que se concentran miles de aficionados venidos de pueblos de toda España con una tradición taurina reconocida, y también una jornada en la que las familias se reúnen para compartir la comida, la tarde, la cena y una velada nocturna que sobrepasa habitualmente las 3 de la madrugada.

Pero todo comienza a las 8 de la mañana, con el tradicional encierro que recorre distintas calles del casco antiguo. Este año, los seis toros han sido de Germán Vidal, el afamado ganadero de Cabanes. Bien presentados, como siempre. El recorrido ha subido por la calle Barreres hasta alcanzar la vía del tren y luego bajada por Sant Miquel, hasta alcanzar la plaza del ayuntamiento, donde por primera vez se ha situado el corro portátil.

No ha sido un encierro impecable, porque tres de los astados han preferido dar una vuelta por el casco antiguo antes de acceder al corro. Pero su presencia por las calles de la población no ha tenido mayores consecuencias. Una vez encerrados, se han soltado dos toros, eso sí de uno en uno, para que el numeroso público que asiste a este encierro pudiera disfrutar de los pases y recortes de un buen número de aficionados. Goloso y Desertor, que así se llaman, han dado un juego aceptable.

Destacar la presencia de caras muy conocidas en Puçol, como los aficionados de Colmenar de Oreja, Navarra y, en general, la mayor parte de los pueblos de la Comunidad Valenciana con una larga tradición taurina.

Por la tarde, la fiesta continúa a las 17 horas con la concentración de peñas en la Avenida Valencia, donde lo normal es que reciban una buena ración de agua (desde los balcones, no desde el cielo: afortunadamente, el tiempo es excelente), para luego acompañar bien fresquitos a los cajones con los toros, en un recorrido que transcurre por la calle Sant Joan hasta llegar a la plaza Joan de Ribera, frente al ayuntamiento, donde a las 18 horas comienza la primera de las cuatro desencajonadas previstas.

Para finalizar la jornada, a medianoche comienzan las emboladas, que este año prometen ser dinámicas, no ya por el nuevo pilón que se ha instalado en la plaza Pío XII (y que a decir de los expertos es lo último en seguridad), sino porque hay previstas cinco emboladas y eso requiere retirar los toros de la calle pronto.

Comenzarán, además, con las más vistosas: toros directos de cajón a pilón, es decir, aquéllos que no se han agotado durante la tarde por las calles, por lo que están más frescos y, se supone, han de dar un buen juego ante los miles de aficionados que seguirán sus evoluciones en directo, tanto en la calle como a través de la web TV de la Emisora Municipal de Televisión de Puçol (www.tvpuçol.es), que completará así su maratoniana emisión en directo, desde las 5.30 de la tarde hasta bien entrada la madrugada o a travñes del canal 35 de la TDT (Televalencia 8).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here