Savia es sancionada con 15.000 euros por 17 infracciones incluida la falta de atención médica en la residencia de Albuixech

0
148

Albuixech, Xirivella, Silla, Manises, Paiporta o Alcàsser son algunos de los municipios donde funcionan residencias de la tercera edad gestionadas por la empresa Sedesa y enmarcadas bajo la denominación de Grupo Savia. Desde 2007, estos centros han recibido hasta 17 propuestas de sanción que deberían haber supuesto una multa económica superior a los 100.000 euros, como mínimo. Sin embargo, la Conselleria tan sólo le ha impuesto, según el grupo de Compromís en Les Corts, 15.000 euros.
La inspección plantea la propuesta de sanción pero no fija la cantidad de la misma sino que, según la ley, ésta deberá ser fijada por la Dirección General de Personas con discapacidad de acuerdo con unas horquillas preestablecidas.

La diputada autonómica de Compromís Mónica Oltra ha hecho públicas las propuestas de sanción a estas residencias presentadas por la inspección de Servicios Sociales entre 2007 y 2010 que, a su juicio, deberían de haber supuesto una multa económica de entre 121.500 y 600.000 euros aunque, finalmente, la Dirección General ha cifrado la sanción total en 15.000 euros. Una denuncia que ha hecho pública porque la empresa Sedesa estuvo presidida por el hermano del vicepresidente tercero del Consell y ex conseller de Bienestar Social, Juan Cotino.

Las propuestas de sanción, según los datos a los que ha tenido acceso el grupo de Compromís, se deben a diversas cuestiones que van desde la falta de atención médica a los residentes a la falta de mobiliario adaptado o en buen estado de mantenimiento.

La residencia de Albuixech, con tres propuestas de sanción, es la más ‘denunciada’ de la comarca y la protagonista de uno de los últimos escándalos que saltó a los medios de comunicación después de que familiares de varios usuarios denunciaran a la residencia en los juzgados de Massamagrell por no ofrecer la atención médica adecuada.

Los familiares argumentaron hechos como presuntas equivocaciones en la administración de los medicamentos, una mala alimentación de los usuarios y una atención deficitaria. Pero esa misma residencia ya había recibido dos propuestas de sanción por la Inspección de Servicios Sociales, uno en octubre de 2008 por no disponer de inodoros adaptados ni habitaciones individuales, y otro en el mismo mes de 2009. En este caso, la inspección consideró que se estaban conculcando derechos fundamentales de los residentes como el de la intimidad.

Otras de las resoluciones de la inspección más recientes es la de que, con fecha de enero de 2010, se ejecutó sobre la residencia de Alcàsser, donde llamó la atención sobre la falta de asistencia sanitaria, la falta de atención a la rehabilitación y la ausencia de actividad rehabilitadota, siempre según la información facilitada por el grupo de Compromís y por la que han solicitado al Consell los informes de inspección de las residencias en los que se plantean cuestiones como la falta de atención médica, errores en el diagnóstico o la omisión de atención clínica.

La residencia de Manises acumula dos propuestas de sanción, al igual que la de Silla, mientras que las de Xirivella, Paiporta y Alcàsser sólo tienen una.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here