Santa Marta, los Santos Juanes y 300 vecinos de Puçol, juntos para hacer realidad la escuela de Parakou

0
140

117-cena-santos-juanes-1Un total de 300 vecinos se sumaron a la cena del hambre de Manos Unidas en Puçol, a través de los actos organizados por las parroquias Santa Marta y Santos Juanes el viernes 6 de febrero. Lo recaudado se suma a las colectas en las misas del fin de semana y a otras parroquias de la comarca para crear una escuela en África.

Manos Unidas organiza cada año en febrero una cena destinada a recaudar fondos para un proyecto solidario. Para poder completar objetivos de cierta envergadura, la recaudación se realiza a través de un proyecto común de distintas parroquias, en el caso de las dos de Puçol, a través del Arciprestazgo de Santa María del Puig, que agrupa desde Alboraya hasta Puçol.

El objetivo conjunto de este año se centra en África, concretamente, en la archidiócesis de Parakou de la República de Benín: 38.000 euros para construir tres aulas de primaria, un almacén y servicios para alumnos, porque las zonas más desfavorecidas del país carecen de escuelas para la educación pública.

A las 21.00 horas, Santa Marta congregó 130 comensales para la cena del hambre en el Centro Júnior Apocalipsis, además de un buen número de vecinos que han aportado los 3 euros directamente a la fila cero y de los donativos en las misas del fin de semana. El acto comenzó con la proyección de un vídeo de sensibilización sobre la labor de Manos Unidas, continuó con la cena y, para finalizar, el sorteo entre todos los asistentes de regalos cedidos por distintos colaboradores.

A destacar, por parte de párroco Vicente Gozálvez, que “los vecinos siguen siendo muy solidarios, incluso en tiempos de crisis, de ahí que la recaudación tanto en la cena como a través de las colectas del fin de semana no hayan disminuido en los últimos años”.

Media hora después que en Santa Marta daba comienzo la cena del hambre de los Santos Juanes, en el Sindicato Agrícola, con la asistencia de 170 comensales que abonaron 5 euros por asistir, a los que hay que añadir los que aportaron 3 euros para la fila cero.

Como es tradicional, el acto comenzó con una proyección, a continuación, se rezó una oración de Manos Unidas con la presencia del párroco Ismael Ortiz, la cena y, para finalizar, el sorteo de los regalos cedidos por multitud de colaboradores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here