Santa Ana se queda pequeña para celebrar un año más la festividad de Sant Blai y su típico ‘porrat’

0
104

Numerosos albalenses y visitantes de poblaciones vecinas acudieron a la explanada de la ermita de Santa Ana para celebrar la festividad de Sant Blai y el típico ‘porrat’, con la misa y la mascletà, además de cumplir con la tradición de untarse la garganta con el aceite bendecido para prevenir los males de garganta y poner un cirio a la imagen del santo.
Un año más, el día de Sant Blai llenó el montículo de Santa Ana de público de todas las edades, llegado a pie, en el autobús fletado por el ayuntamiento o en vehículos particulares, para asistir a la misa en la ermita, concelebrada por los dos párrocos de la población, Camilo Bardisa, de la iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles, y José Vicente Olmos, de la iglesia de San Carlos, cantada además por la Coral Juvenil del Colegio de Santa Ana, para después disfrutar del típico “porrat”, con los tenderetes en la explanada y la feria de atracciones.

El acto contó con la presencia del alcalde, Ramón Marí, la concejala de Fiestas, María Dolores Martínez, y los miembros de la corporación municipal, así como la reina de las fiestas, María Amparo Martínez, y sus damas de honor, además de las falleras mayores de Albal y representantes de las fallas de la población.

El alcalde y la reina de las fiestas fueron los encargados tras la misa de encender la mecha de la “mascletà”. Posteriormente, se ofreció un piscolabis a todos los asistentes en la terraza del bar del polideportivo municipal.

No faltaron las mujeres de la Asociación de Ayuda a Fontilles de Albal, que, como todos los años, vendieron buñuelos y dulces a beneficio de la entidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here