Rossi da esperanzas al Levante UD ante un Valencia CF sin alma

Un gol de Rossi mediado el segundo periodo dio la victoria al Levante en un derbi en el que fue superior a un Valencia sin alma y ante el que sumó tres puntos que le hacen mantener esperanzas de salvarse.

Levante UD Valencia CF Rossi

El gol de Rossi permite seguir soñando al Levante UD con la salvación. EFE

Enfrente tuvo el Levante a un Valencia sin ideas, que deambuló sin criterio por el terreno de juego, sin apenas llegadas y que estuvo casi siempre a merced del rival.

No fue un buen partido, pero el Levante supo manejarlo mejor que su indolente oponente, consciente de la importancia que tenían los puntos de cara a la lucha por una permanencia que no está descartada.

El mal momento de ambos equipos se reflejó en un comienzo del encuentro anodino en el que aunque el Levante tuvo un poco más de protagonismo, las fuerzas estuvieron niveladas.

La falta de mordiente no impidió que en dos acciones aisladas pudiera llegar el gol. En la primera aproximación del Valencia a la meta local, tras un error defensivo, Feghouli no fue capaz de superar a Mariño.

Poco después, Rossi se encontró con un balón en el área visitante y su disparo cruzado dio en el poste de la meta defendida por Diego Alves.

A partir de entonces, el Levante pasó a llevar la iniciativa ante un Valencia sin ideas, incapaz de aproximarse a la portería del conjunto levantinista, pero las acciones ofensivas de los atacante del conjunto local carecían de profundidad.

Solo un balón robado por Deyverson a Abdennour obligó a Diego Alves a neutralizar un disparo peligroso, al tiempo que el Valencia a lo que más que llegaba era a mover el balón sin que los jugadores del Levante lo pudieran tocar, pero sin llegar a desbordarlos ni a entrar con determinación en su área.

Sin embargo, el primer periodo acabó con tres oportunidades seguidas del Levante en un cabezazo de Feddal, un disparo de Deyverson y una acción en la que el mismo Deyverson no llegó por poco a rematar solo ante el meta rival.

Hasta el descanso había merecido más el Levante que su oponente, ya que había ofrecido más fútbol y ganas de sumar los puntos que su rival.

La segunda mitad empezó al ritmo de la primera, sin intensidad y con el Levante menos incisivo de como había llegado al intermedio, por lo que las fuerzas se volvieron a nivelar.

Ambos equipo manejaban el balón sin profundidad, ya que el Levante no recuperó la imagen ofrecida en los minutos finales de la primera mitad y el Valencia mantuvo la impotencia que le había caracterizado desde el pitido inicial.

Cuando parecía imposible que ocurriera algo, un saque de banda cerca de la meta del Valencia fue resuelto con un tiro cruzado y preciso de Rossi, que puso el 1-0 en el marcador.

El gol hizo justicia a la superioridad que en términos generales había mostrado el Levante durante la primera hora de juego ante un rival sin recursos.

El tanto cambió la dinámica del partido y obligó al Valencia a tratar de buscar la igualada, para lo que Negredo entró en el campo en sustitución de Piatti.

El tanto recibido apenas cambió al Valencia, al que parecía que nada le iba en juego, ya que el equipo de Gari Neville no fue capaz de reaccionar y apenas hizo sufrir al Levante al mostrarse incapaz de aproximarse a su portería a pesar de que el conjunto local cedió terreno y decidió esperarle para jugar al contragolpe.

Al final, el último clasificado logró un triunfo balsámico y he hizo aflorar, una vez más, todas las limitaciones del actual Valencia.

Alfonso Gil | Agencia EFE


 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *