Risotto de ‘Llonganiçes amb faves d’Ontinyent’ y queso cheddar

1
164

¡Hola! Vamos a por la tercera receta de esta sección de cocina tan personal. Cómo podéis leer, todavía me dejan publicar en HortaNoticias, ¡no me han tirado todavía! Eso es porque quizá les guste descubrir cosas nuevas como a vosotros.

Rissoto con lloganiza de faves Ontinyent. Faus Arroyo. El MossetHoy cociné un “Risotto de “Llonganiçes amb faves d’ontinyent” y cheddar” algunos de los ingredientes de esta receta me encantan y aportan un toque muy diferente a este plato tan tradicional de la gastronomía italiana.

La receta es muy sencilla y con ingredientes que ya tendremos seguramente en casa o seguro que os resultan muy fáciles de conseguir. Así no habrá excusas del tipo: “es que yo no encuentro estos ingredientes en ningún sitio Faus…” Nada, con esta receta no hay excusa que valga y espero ver el plato por las redes o, si tengo el placer, hasta probarlo. Eso me hará saber que lo habéis disfrutado en casa y eso me alegrará. Vamos a conocer un poco más acerca de este plato y nos ponemos manos al risotto.

El Risotto conocido por todos es un plato tradicional de la gastronomía italiana que tiene su origen en las zonas del noroeste de Italia, zona donde se encuentran los mayores cultivos de arroz que en su mayoría producen las variedades más famosas de arroz como la “Carnaroli” y “Arborio”, estas dos variedades de arroz son las más utilizadas para la elaboración del Risotto ya que absorben muy bien los caldos y expulsan mucho almidón, eso nos ayuda a conseguir esa textura pastosa tan característica de este plato.

Los tipos de risotto más conocido son:
Risotto alla asparagi: risotto elaborado con espárragos.
Risotto al parmigiano: risotto elaborado con queso parmesano
Risotto ai funghi: risotto de setas.
Risotto alla zucca: risotto elaborado con calabaza.
Risotto alla milanese: risotto elaborado con azafrán (llamado así por ser típico de Milán).
Risotto alle zucchine: risotto con calabacín.
Risotto agli spinaci: risotto con espinacas.
Risotto ai frutti di mare: risotto con marisco.
Risotto al radicchio: risotto con ensalada lombarda.

Como podemos ver hay muchos tipos de risotto y muy diferentes, de verduras, de pescado y nosotros ahora lo prepararemoscon “Llonganiçes amb faves d’Ontinyent”

Seguro que estáis pensando: Sí claro, ¿y de donde sacamos ahora las dichosas longanizas? Tranquilidad, pensé en eso, las longanizas d’Ontinyent que uso para El Mosset las compramos en El Calderer , pequeña tienda de ultramarinos en Meliana regentada por mi amigo Jesús Coidurias y que las consigue traer desde la Carnisseria Amparin de Ontinyent. Una carnicería que fabrica embutidos de forma artesana desde 1980.

Desde luego hay que probarlas, es un gozada, tienen un sabor a casero, a tradición, a “Llonganiça de la bona” Si no podeis conseguirlas no pasa nada, podemos optar por otro tipo de longaniza que también nos servirá para elaborar el risotto sin ningún problema. También le podemos añadir las habas por otro lado y freírlas junto a las longanizas, nos aportarán un sabor muy rico.

Ingredientes:
● 6 Longanizas de habas
● 300 g de arroz bomba
● 3 dientes de ajo
● 1 cebolla
● 1 l Caldo de pollo
● 200 ml de vino blanco
● 50 g de queso cheddar
● 50 g de margarina
● Jamón crujiente
● Rúcula
● Aceite de oliva virgen extra
● Sal
● Laurel
● Pimentón deshidratado
● Pimienta
● Orégano

Preparación

Lo primero que haremos será trocear las longanizas en piezas de 1-2 centímetros, pelar y picar los dientes de ajo, picar la cebolla y reservar. Ponemos una sartén al fuego con aceite y cuando esté caliente le introducimos las longanizas, salpimentamos y le introducimos el laurel y el pimentón deshidratado. Poco antes de tenerlas listas le introducimos el ajo y removemos durante un minuto, le introducimos la cebolla y la pochamos junto a las longanizas con el fuego al mínimo.

Una vez pochada la cebolla junto a las longanizas añadimos el arroz y el vino blanco. Cocinamos a fuego fuerte hasta que se evapore el vino y una vez evaporado es hora de introducir el caldo. Introducimos 500ml de caldo, subimos el fuego y cocinamos removiendo para que no se nos pegue. Cuando vaya desapareciendo el caldo introduciremos unos 250ml más de caldo, seguimos cocinando y probamos el arroz para ver si ya está en su punto.

Puede que necesitemos añadir más caldo según el tipo de arroz que empleamos pero no debe llevarnos más de 20-25 minutos, debemos controlar el punto del arroz y la cantidad de caldo para que nos quede pastoso.

Cuando tengamos el arroz en su punto y con esa textura pastosa es el momento de introducirle los 50 gramos de margarina y los 50 gramos de cheddar, lo regamos con un chorrito de aceite de oliva virgen extra, añadimos un poco de orégano picado y removemos todo bien. Ahí tenemos nuestro risotto listo para disfrutar.

Presentación

Colocamos el arroz en la parte de abajo, colocamos los trocitos de longaniza por encima y le ponemos por encima el crujiente de jamón y la rúcula picada. Regamos con un chorrito de aceite y ¡Buon Appetito!

Espero que os animeis a probarla porque es muy sencilla y os encantará la combinación de sabor del cheddar con las longanizas, la crema que cubre el arroz os volverá locos y locas.

¡Hasta la próxima!

Faus Arroyo | @FausArroyo | Cocinillas 2.0 y Chef del Restaurante Mosset en Meliana ( @elmosset), amante de la gastronomía y las nuevas tecnologías

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here