Rebelión en la granja de Ciudadanos

0
318

Si bien en la obra ‘Rebelión en la Granja’, Orwell vino a tratar con gran maestría literaria, no exenta de la imaginación propia de un escritor de raza, una sátira directa, inteligente y punzante contra toda clase de dictaduras y totalitarismos, no hace falta esforzarse mucho para aplicar el relato de Orwell, a más de un partido de esos que vienen “zascandileando” alegremente en el espacio político de nuestra piel de toro, como niños que no han roto un plato y vendiendo humo y crecepelo envasado a diestro y siniestro, pero escondiendo hábilmente el verdadero rostro de su dictatorial totalitarismo y miserias internas.

Ciudadanos. Albert Rivera. Carolina Punset. Javier Nart.

Los recientes acontecimientos tanto en el seno del Psoe como en el universo Podemita, donde ya empiezan a ir a cara de perro los unos contra los otros,   nos viene a confirmar el gran “putiferio” interno que azota  a casi todos los partidos, excepto, de momento, a los de la gaviota, que oficialmente  vienen a adorar con palmas y ramas de olivo, todos al unísono,  a Mariano Rajoy, como si del Mesías de la derechona se tratara.

Al hilo de todo esto, después del abandono inesperado de Carolina Punset, del Comité Ejecutivo del partido Ciudadanos de Rivera, en un acto de total rebeldía anunciando públicamente que se iba por no estar de acuerdo con la política seguida últimamente por esta formación, esta misma sigue ahondando aun más esa brecha anunciando hace unos días que se presentara en el próximo Congreso como alternativa a Albert Rivera, para presidir el partido. Lo cual, viene a confirmar que no todo lo que se cuece en el ‘idílico’ interior del partido de Rivera, son todo parabienes y lisonjas hacia su ‘líder único’.

Y es que todo esto es normal, si tenemos en cuenta que Ciudadanos está construido sobre esa especie de ‘retalero’ de innumerables partidos, cada uno de su padre y de madre, y que muchos de sus máximos dirigentes orgánicos han pasado, incluso, por tres o cuatro partidos diferentes.

Por lo tanto,   no es de extrañar que comiencen los ‘mamporros’ entre las distintas familias, de conformidad con sus orígenes, entre las que podríamos señalar como las proclives hacia la derecha, con un 60% procedentes del PP o incluso de posiciones más extremas aun, y otras sensibilidades hacia posiciones más progresistas y centradas procedentes del PSOE, UPyD y otras sensibilidades de centro izquierda, donde podríamos incluir a la nueva candidata a presidir Ciudadanos, Carolina Punset.

Ciudadanos-Carolina-Punset

Candidata,  por supuesto, más próxima hacia las posiciones ideológicas que inicialmente inspiraron a ese centro renovador y progresista, llamado Movimiento Ciudadano, de grato recuerdo, que de las posiciones cada vez más a la derecha de los órganos rectores internos de este partido,  tomados al asalto, en muchísimos casos, por ex peperos confesos, como vienen a ser sin ningún sonrojo, casi todos los “prebostes” nombrados por el dedo omnipresente de Rivera en la Comunidad Valenciana.

Cargos orgánicos,  como son el delegado Territorial en la Comunidad Valenciana, el alicantino Emilio Argueso, autentico apóstol del travestismo político como militante en cuatro partidos diferentes; así como los subdelegados provinciales de Valencia; Juan Ginés Córdoba Cortijo, que al decir de algunos hace gala y honor con mucha holgura y disposición a su segundo apellido, y el de Alicante, Emigdio Tormo. Todos ellos, ilustres adláteres y amigos personales del “zaplanista” ex presidente de la Diputación de Alicante, José Joaquín Ripoll,  actualmente imputado también  junto con ese otro gran paquete de altos cargos del PP de Alicante.

Pero para darse cuenta de la gran variedad de “gaviotas Ciudadanas” con mando en plaza en este partido, por otro lado causa efecto de la incipiente “Rebelión en la granja Ciudadana”, seria lógico destacar igualmente, aunque de calibre menor, al coordinador autonómico, Jesús Gimeno, ex concejal del PP en Moncada, en la anterior legislatura, amigo intimo de Córdoba, e igualmente imputado en la actualidad en el caso Taula, junto con su ex jefe, Juan José Medina, ex vicepresidente de la Diputación de Valencia,  junto con ese otro ilustre imputado en la misma operación Taula, el ilustre e inefable, Alfonso Rus, ex presidente de esa misma Diputación, y hoy en la calle gracias a una fianza de más de un millón de euros.

Y esos y no otros,   son los actuales virreyes territoriales nombrados dedocraticamente, en este caso, desde la Corte de Albert Rivera, bajo los auspicios y visto bueno, de ese otro gran edecán de la Corte Riverista, el secretario de Organización y geógrafo, Fran Hervias, por cierto, político de gran currículo, tronío y largo recorrido en estas lides.

La rebelión en la granja Ciudadana está servida, y aunque nadie duda de que el ganador del próximo conclave Ciudadano, será su Líder Único, Rivera, lo que está claro es que el mismo conclave servirá para contar los votos de aquellos que vienen estando en contra, según muchos militantes:  “de la política interna anti estatutaria, oscurantista, tramposa y ramplona emanada de los actuales órganos “cortijeros del Poder”. Eso sí, siempre y cuando, en esta ocasión, los votos sean contados  “como Dios manda” y no como en otras  famosas ediciones telemáticas de triste recuerdo.

Por lo tanto, sería una oportunidad única para compulsar en libertad las actuales sensibilidades de este partido, hasta la fecha, montado únicamente a imagen y semejanza de su Líder Único. Una oportunidad para que aquellos que van por las esquinas y por lo bajini, quejándose, según ellos, del desmadre orgánico interno, dieran la cara asomando la patita de una vez, mostrando “lo que hay que tener“ como todo en la vida. Ahora bien, son muchos los que accediendo a la política para poder vivir de ella, guardan aun la esperanza de que  algún día les toque, aunque sea como pedrea,  las migas del chusco que les sobren a los que realmente están situados, mandan y ordenan en el cotarro Ciudadano.

De todos es sabido la división interna que existe en el grupo parlamentario de Ciudadanos en las Cortes Valencianas, donde su portavoz, Alexis Mari, compañero sentimental de Carolina Punset, va por un lado con su casco de combate calado hasta las cejas, acompañado de la mitad de los 13  componentes de ese grupo, y el resto por el lado diametralmente opuesto. Pero lo que está claro es que la carrera por posicionarse debidamente a la hora de “cambalachear” con el oponente para obtener algún que otro cargo orgánico como institucional ha comenzado.

A todo esto, después de todo el ruido que han venido montando,  ¿donde se posicionaran definitivamente los ínclitos y transparentes portavoces de la llamada plataforma TransCsparencia, para lograr alcanzar su “cupo” de cargos o carguitos en el reino de los cielos Ciudadanos? !!Veremos!!

José Antonio Sorzano | @JoseSorzano | Periodista y abogado | Foro de Opinión Salvador de Madariaga

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here