Ramón, un joven fusilado en 1940, resulta clave para que los familiares de otros represaliados puedan encontrarlos

0
80

Ramón Gandia Belda tenía 23 años cuando, en 1940, fue fusilado en el paredón de Paterna y enterrado en una fosa común con otras quince personas de Massamagrell en la que sería la última saca de una de las fosas communes más grandes de España. Gracias a que su nombre era legible en el papel encontrado en el interior de la botella que aún acompaña a sus restos, los familiares de los llamados los ’16 de Massamagrell’ saben que estaban en lo cierto y sus parientes represaliados están en Paterna.
Así han concluido los informes del grupo de expertos PALEOLAB encargado de la exhumación de los restos de José Celda, un vecino de Massamagrell fusilado y acusado de asesinato, cuyo cuerpo lleva años reclamando la familia para poder enterrarlo en Massalfassar junto a su esposa. Acabada la fase arqueológica del trabajo, comienza ahora la del análisis bioantropométrico de los restos para certificar su identidad.

Antes de abrir la fosa, los expertos esperaban encontrar, muy cerca de la superficie, los restos de la última saca, entre los que se debía de encontrar José Celda. La familia sabía que había sido enterrado en ataúd junto a una botella con su nombre en el interior y a la izquierda de la fosa.

Los trabajos se han alargado porque los primeros cuerpos han aparecido a más de dos metros de profundidad, algo poco habitual. En total, se han encontrado restos de doce personas, todas ellas enterradas en cajas, lo que ha deteriorado la conservación de los huesos, y con una botella. Algunas de ellas estaban vacías y, en las que había restos de celulosa, el nombre era illegible. En todos los casos salvo en uno, el de Ramón Gandia, un dato que ha permitido a los expertos concluir que, aunque aún no se han identificado los cuerpos, sí son los de Massamagrell.

Según ha explicado el representante del Grupo por la Recuperación de la Memoria Histórica, Matías Alonso, nada se sabe de los familiares de Ramón ya que uno de sus hijos murió poco antes de su fusilamiento y, el otro, meses después. Su mujer también falleció antes del primer aniversario de la muerte de Ramón Gandia. Por ello, ha hecho un llamamiento a todos los que puedan dar datos sobre sus familiares para informarles del hallazgo.

Alonso ha destacado asimismo que la lucha y el esfuerzo de la hija de José Celda y sus nietas ha permitido que otras familias se sumen a la iniciativa y soliciten la identificación de los restos para poder ser trasladados. Así, en la fase de análisis bioantropológico se van a intentar identificar los doce cadáveres hallados y no sólo el de Celda.

Un més de trabajo forense

La exhumación de los restos cadavéricos de José Celda y otros fusilados vecinos de Massamagrell en la fosa de 14 de septiembre de 1940 del cementerio de Paterna, se ha desarrollando desde el 18 de septiembre hasta el 22 de octubre, fecha en la que se comunicó al Ayuntamiento el fin de los trabajos y la apertura del espacio funerario al público.

Esta fosa es de titularidad privada desde los años 1970 y la exhumación ha sido promovida por los familiares de José Celda y subvencionada por el Ministerio de Presidencia del Gobierno de España.

El equipo técnico multidisciplinar de Grupo Paleolab ha estado constituido por siete técnicos en diversas disciplinas (antropología forense, antropología física y arqueología forense). Todo el proceso se ha documentado gráficamente mediante fotografía y video.

Durante el trascurso de los trabajos se ha incorporado una familia más dispuesta a intentar la identificación de un familiar y su eventual traslado a una sepultura más digna.

Concluida la exhumación ya se han iniciado los trabajos de las siguientes fases del proyecto, consistentes en el estudio bioantropológico y genético con fines identificativos. Se espera en los próximos dos a tres meses poder emitir los resultados definitivos, así como certificar y entregar los restos identificados a las familias peticionarias dentro del plazo previsto para la ejecución del proyecto.© Celia Dubal/Hortanoticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here