Quart gestionará el Centro de Interpretación del Parque Fluvial del Turia

El Ayuntamiento de Quart de Poblet ha recibido esta mañana de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) el Centro de Interpretación del Parque Fluvial del Turia, situado en el municipio, para darle uso. El edificio consta de una zona de acceso que comunica dos espacios dedicados a la formación (aulas y talleres), despachos, aseos, almacén y cuartos de instalaciones.

Quart. Cesión Parque FluvialLa alcaldesa, Carmen Martínez, ha destacado “la cooperación mostrada por la Confederación con esta cesión, que Quart llevaba años reclamando y que se ha dilatado por problemas ajenos al Ayuntamiento”. Al acto de la firma ha asistido el director técnico de la CHJ, Pedro Marco.

Martínez ha explicado que, a partir de este momento, “la voluntad es poner este centro, cabecera del Parque Fluvial, a disposición de colectivos y entidades de referencia en el ámbito de la sostenibilidad que trabajen proyectos ligados a la preservación de este entorno natural, a acercar el parque a la ciudadanía, especialmente a la de Quart de Poblet o a realizar campañas de sensibilización y divulgación, entre otros”.

Riego hasta los huertos urbanos

La alcaldesa ha solicitado, asimismo, la cooperación de la CHJ para poder llevar el riego hasta los huertos ecológicos, situados también en el tramo del Parque Fluvial perteneciente al término de Quart de Poblet. “Una vez recibido el Centro, la puesta en marcha de los huertos es uno de nuestros objetivos, ya que no sólo tienen una dimensión divulgativa de la agricultura ecológica y tradicional, y un carácter formativo y educador, sino que pueden constituir una alternativa para familias especialmente afectadas por la crisis”, según ha explicado la alcaldesa de Quart.

El huerto municipal ecológico ocupa una finca de 1,8 hectáreas y tiene dos espacios diferenciados. Por un lado, está el huerto de conocimiento, concebido con forma de reloj solar alrededor del cual se distribuyen doce terrenos de 100 metros cuadrados.

En ellos, se pueden implementar aulas de formación o conocimiento, trabajos de investigación y desarrollo de técnicas tradicionales de cultivo.

La otra área la configuran 50 huertos de unos 50 metros cuadrados, que se pretende asignar a los vecinos y las vecinas, individualmente o en asociación, previa elaboración de un reglamento, para que los trabajen libremente. Como en todos los procesos de este tipo, se va a primar la participación ciudadana y, en este sentido, el municipio cuenta con la experiencia de una asociación de agricultura ecológica, L’Animeta, que cultiva terrenos cedidos por sus propietarios con la intermediación del Ayuntamiento.


 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *