Quantcast

Quart de Poblet aprueba cambiar el nombre de 11 calles franquistas en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica

pleno calles franquistas quart de pobletEl pleno del Ayuntamiento de Quart de Poblet aprobó ayer, con la abstención del grupo de Compromís, el acuerdo adoptado en el seno de la comisión de trabajo para la aplicación de la Ley de Memoria Histórica, impulsada por la Alcaldía e integrada por representes de todos los grupos municipales (PSPV-PSOE, PP, Compromís, Sí se Puede y Ciudadanos), para cambiar el nombre de 11 calles en las que, según la comisión, no hay duda de que están vinculadas a personas y cargos cuya trayectoria implica “una exaltación personal o colectiva de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la representación de la Dictadura”, tal como marca la legislación.

Este acuerdo se adoptó por unanimidad en la citada comisión, tras analizar cada caso con la técnica especialista en esta materia de la Casa de Cultura, no obstante, Compromís no lo apoyó en la votación plenaria alegando razones formales, entre ellas, que no se habían pronunciado los expertos que a propuesta de cada partido se incorporarán al grupo de trabajo, aunque el resto de formaciones políticas ratificaron ayer en sus intervenciones que en la comisión todos tuvieron claro que en el caso de esas calles estaba clara su vinculación franquista y, por tanto, la propia alcaldesa, Carmen Martínez, anunció que se llevaría el acuerdo al pleno para iniciar ya el cumplimiento de la ley, con independencia de que puedan surgir otros casos en los que se determine que también es necesario modificar el nombre.

Las calles afectadas por la ley, según la propuesta aprobada ayer, son: Antonio Iturmendi, Antonio Molle, Baró de Càrcer, Conde de Rodezno, Ernesto García Raga, Esteban Bilbao, General Lobo Montero, General Ordaz, Gerardo Paadín, Obispo Pildaín y Sargento Provisional.

El pleno aprobó también, siguiendo el acuerdo unánime de la comisión, dictaminar que con el cambio de nombres deberá recuperarse la toponimia local y se incorporarán nombres de mujeres, dando la mayor difusión y facilitando la participación de la ciudadanía en todo el proceso.

En este punto, tendrán un papel destacado las aportaciones de los expertos, principalmente historiadores locales, propuestos por cada grupo político, que se incorporarán a las próximas reuniones de la comisión para la aplicación de la Ley de Memoria Histórica, en la que se analizarán asimismo los protocolos a seguir para sustituir la nomenclatura de las vías afectadas, informando en todo momento a la ciudadanía.

El pleno aprobó la creación de esta comisión de trabajo, a propuesta de la alcaldesa, Carmen Martínez, el pasado mes de julio, por unanimidad. Su objetivo es culminar el cumplimiento de la Ley de la Memoria Histórica en el municipio, en el que se lleva trabajando ya desde el año 2007.

Ha celebrado tres reuniones, en las que, entre otros acuerdos, además del referido a la modificación del nombre de calles, se adoptó el de solicitar la colaboración ciudadana para que quien encuentre algún símbolo franquista en el municipio, fundamentalmente las placas del Ministerio de Vivienda, de las que el Ayuntamiento ha retirado ya cerca de 300, pueda notificarlo a través de los perfiles del Ayuntamiento en redes sociales (Ajuntament de Quart de Poblet en Facebook y @quartdepoblet en Twitter), vía telefónica, por correo electrónico o de forma presencial en el Ayuntamiento.

La comisión ha estado asesorada en sus primeras reuniones por la técnica especialista en esta materia del Área de Cultura y a partir de ahora se incorporarán las personas designadas por cada formación política con representación en el pleno, dando la mayor participación.

“Acuerdo histórico”

El portavoz socialista, Juan Medina, lamentó que el grupo municipal de Compromís rompiera anoche “un acuerdo histórico en Quart de Poblet para eliminar once calles que conservan nombres franquistas”, con una abstención que, a su juicio, “resulta esperpéntica, nos dejó a todos atónitos, incluidos el resto de partidos de la oposición y revela que Compromís en Quart no es de fiar porque no cumple su palabra, están mucho más cómodos en el fango de la confrontación partidista que en el consenso y plantean los plenos en clave de reality show y no de espacio serio de debate y toma de decisiones sobre cuestiones que mejoren la calidad de vida de todos los vecinos y vecinas de nuestro pueblo”.

El edil incide en que en la comisión están integrados todos los partidos con representación en el pleno y en el seno de ese grupo de trabajo “se acordó por unanimidad cambiar el nombre de 11 calles, asesorados por una técnica de la Casa de Cultura, cuya profesionalidad y preparación son incuestionables, que son claramente franquistas. Compromís lo apoyó, fue un acuerdo unánime, por lo que abstenerse en el pleno es ridículo, irresponsable, impropio de un partido que se reivindica progresista y hasta indigno por los intereses que se intuyen detrás y que parecen esconder un todo vale tras los resultados electorales del 20 de diciembre, en los que el PSOE fue la fuerza más votada de nuevo en Quart”.

Medina califica de lamentable que el edil de Compromís, Onofre Espinós, “se saque de la manga insensatas excusas que no se sostienen como que en la comisión no se aprueben las actas de una sesión a otra, cuando es un grupo de trabajo participativo que no está sujeto a la formalidad de actas, ni asiste el secretario, se recogen los acuerdos y se publican en la página web municipal para que todo el mundo los conozca. Por cierto, Compromís no ha hecho objeción alguna a lo publicado”.

Asimismo, añade que “la comisión se ha abierto a expertos propuestos por cada partido que se incorporarán a las próxima reuniones y cuya opinión consideramos valiosísima, pero en el caso de estas 11 calles como estaba claro no hacía falta más dictámenes. Así lo acordamos en la comisión, también Compromís, y la alcaldesa anunció que se llevaría al siguiente pleno, el de ayer, para ratificarlo y ponernos a trabajar, que cambiar el nombre de una calle es un proceso muy complejo y la ley hay que cumplirla”.

Por último, Medina afirma que “la actitud de Compromís retrata a las personas que representan a la coalición en Quart y nos pone muy difícil avanzar desde la voluntad de consenso. Hablan mucho de participación, pero no se la creen realmente porque cuando es necesario colaborar, aunar voluntades y hacerlo con lealtad, se desmarcan, no es la primera vez que pasa. No se puede entender que trabajemos de forma cordial y con unanimidad en casi todo en una comisión y luego acudan al pleno a reventar un acuerdo histórico. No es serio ni digno de un representante público y, desde luego, no es eso lo que quiere la ciudadanía”.


 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *