Puerto Mediterráneo tensa el debate plenario en Paterna

0
146

El grupo municipal de EU en Paterna presentó al pleno una moción para que el Consistorio mostrara su absoluto rechazo al proyecto de Puerto Mediterráneo. El grupo popular hizo lo propio pero con una moción que pedía, precisamente, lo contrario: que el Ayuntamiento declarara su apoyo firme al proyecto de centro comercial y de ocio. Ni uno ni otro consiguió que su moción prosperara y no sólo eso si no que el debate sobre el proyecto fue de lo más tenso con continuas llamadas al orden por parte del alcalde, Juan Antonio Sagredo.

Primero el portavoz de EU, Javier Parra, presentó su moción en la que pedía que el Ayuntamiento rechazar el proyecto y pidiera a la Generalitat su suspensión justificado en el daño que al comercio local de toda el área metropolitana podría acarrear un proyecto de esa envergadura. La peculiaridad de la moción es que era la misma que presentó en noviembre de 2014 y que el PSPV, entonces en la oposición, votó a favor. Parra buscaba que Sagredo, ahora como alcalde, mantuviera su voto o escenificara su cambio de criterio ante los numerosos vecinos que acudieron ayer al salón de plenos.

La opción socialista fue enmendar el primer acuerdo de la moción para sustituir el texto de EU por uno alternativo en el que el Ayuntamiento se comprometía a respetar la voluntad del pueblo demostrada en una consulta ciudadana que se celebraría, en su caso, después de que una mesa de trabajo, con la representación de vecinos, asociaciones de comerciantes y autónomos y todos los grupos políticos del Consistorio, estudiara y analizara el proyecto de Puerto Mediterráneo.

El grupo del PP anunció que apoyaría esa enmienda para modificar la moción de EU y, ante el hecho de que no se iba a votar su moción como él la había presentado, Parra decidió retirarla, no sin antes llamar “cobardes” a los miembros del partido socialista lo que provocó que el alcalde le llamara la atención, le retirara la palabra y el público se alterara en un episodio en el que Sagredo acabó pidiendo “silencio y respeto” en la sala en numerosas ocasiones. Ante ese envite de EU, el alcalde volvió a explicar que su posición es contraria al modelo de centros comerciales pero que fueron los vecinos quienes le pidieron, antes de elecciones, que se tuviera en cuenta su opinión y él se comprometió a llevar Puerto Mediterráneo a consulta ciudadana.

Después llegó el debate de la moción del PP que pedía, justamente, lo contrario, que el Ayuntamiento se posicionara a favor del proyecto porque, a su juicio, sólo aporta beneficios: ingresos en impuestos, miles de puestos de trabajo, inversión privada y coste cero para el Ayuntamiento. El portavoz de EU presentó su moción anterior como enmienda a la totalidad para intentar que se votara su propuesta. Finalmente, no prosperó tampoco la moción del PP.

Ambos grupos, de sus posiciones antagónicas, coincidían en la petición de que el grupo socialista se posicionara claramente a favor o en contra del proyecto. La portavoz popular, María Villajos, acusó al Gobierno de causar “perplejidad” en diferentes sectores relacionados con el proyecto pconor su ambigüedad y por ello, pedía una declaración firme y concreta.

Nadie lo consiguió: el Gobierno municipal socialista sigue con su plan de convocar una mesa de trabajo una vez la Generalitat resuelva las alegaciones al proyecto y, tras emitir sus conclusiones, convocar una consulta ciudadana para conocer la opinión de los vecinos y, según aseguran, actuar luego respetando la opinión de la mayoría.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here