Puçol vive mañana, 7 de septiembre, el dia taurino con mayúsculas a nivel local, comarcal y provincial

0
63

El 7 de setembre en Puçol es una tradición, es un día de toros que se ha convertido en una costumbre, en una fiesta generalizada de la que todo el mundo puede disfrutar, pues no importa si eres más o menos aficionado a los toros: el 7 de setembre es la fiesta por excelencia.
Este día, además de los típicos bous al carrer, el pueblo de Puçol vive una multitudinaria bajada de cajones que es la envidia de todos los pueblos taurinos de los alrededores.

La jornada empieza ya de buena mañana con el encierro, después toca el almuerzo, un almuerzo que se alarga hasta la comida y que debe de ser fuerte porque el 7 de setembre se deben coger fuerzas para todo el día. Y hay que comer pronto porque a partir de las tres y media de la tarde los puçolencs comienzan a reunirse en la Avenida de Valencia para la bajada de cajones.

Las peñas de Puçol y todos los jóvenes y no tan jóvenes de la localidad se reúnen en la avenida, donde tiene lugar la ya tradicional chopá, previa a la bajada de cajones. Desde los balcones de la avenida se lanzan pelotas gigantes, pañuelos y sobre todo agua, mucho agua, para soportar el calor que siempre hace en estas fechas. La multitud allí reunida salta y baila al son de una canción que ya se ha convertido en el himno de este día y dice así: “En Puçol és tradició: 7 de setembre, dia de bou”.

Una vez todo el mundo está mojado de arriba abajo comienza la bajada de cajones. Los toros pasan a duras penas entre los centenares de personas que no dejan de saltar y vitorear el lema: ¡7 de setembre! Los cajones bajan a lo largo de toda la calle San Juan, donde los vecinos continúan echando agua desde los balcones a las peñas. Al llegar al final de esta calle la gente ya se dispersa. Unos se quedan detrás de la barrera, otros entre los barrotes y los más atrevidos, rodadores, emboladores y aficionados, se plantan delante de los cajones para ver en primera línea la desencajonada y correr ante el toro.

Este año además es el 25 aniversario de la famosísima bajada de cajones del día 7 y la comisión ha anunciado que habrá sorpresas. La más destacada, que la bajada de cajones se detendrá al final de la calle San Juan, frente a la iglesia, donde se repartirán cuatro mil aplaudidores y miles de hojas con el Himne del 7 de setembre. ¿El objetivo? Que los miles de asistentes canten todos juntos antes de dar comienzo las desencajonadas. Ese mágico momento, además, será emitido en directo por el programa En connexió del Canal 9, sobre las 17’45 horas. Y luego, cada uno a su puesto.

En toda la geografía valenciana el 7 de setembre es la fiesta que más repercusión tiene dentro del mundo de los bous al carrer, tanto en el ámbito local, como comarcal, provincial, autonómico y casi nos atreveríamos a decir nacional. Pero esta fiesta va más allá, excede lo que es el ámbito puramente taurino, es una tradición, una cultura, es la fiesta por excelencia en la localidad de Puçol.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here