Espectacular instalación de noche de la pasarela de la vereda Mangraners sobre la V-21

2
105

Puçol-grua-coloca-pasarela-V21-Vereda-magraners

El paso por encima de la autovía V-21, el último tramo que faltaba para finalizar la vereda Mangraners, se completó durante la noche del martes 10 de junio con la instalación de dos tableros de 33 metros de longitud y 43.000 kilos de peso, construidos íntegramente con Hormigón de Muy Alto Rendimiento (HMAR).

Para finalizar esta obra, hubo que cortar el tráfico en un sentido para instalar toda la maquinaria, instalar las dos tableros, comprobar in situ el resultado del moderno HMAR y finalizar a tiempo para abrir la V-21 cuando comienza el tráfico fuerte hacia Valencia.

Mucha expectación y muchos asistentes durante la noche del martes a la instalación de los dos tableros de hormigón que forman la pasarela sobre la autovía, tareas que fueron seguidas en directo por el personal de Pavasal, Icosa, Sika, Regar, la Consellería de Obras Públicas y Urbanismo, el Ayuntamiento de Puçol y la Universidad Politécnica de Valencia, que ha sido la que ha impulsado el uso de este nuevo material de construcción.

Junto al catedrático y el profesor Hugo Coll, que ha sido el director técnico de la creación del HMAR, estuvieron durante la noche, en la instalación de la pasarela, José Ortiz (jefe de obra de Pavasal, la empresa constructora), el representante de la empresa que ha fabricado la pasarela en Chiva, prefabricados Lufort (bajo la dirección técnica de Fernando Galán), los concejales Joaquín Galcerá y Salvador Almenara (del Ayuntamiento de Puçol) y todo el personal de Regar, la empresa que se ocupó de la grúa y de trasladar las dos pasarelas de 33 metros y 43.000 kilos desde el camión de transporte hasta los pilones sobre la V-21.

La gran novedad del HMAR no se encuentra en las proporciones de cemento y arena, sino en las microfibras metálicas que lleva insertadas y en los aditivos para potenciar la resistencia, lo que permite que sea un hormigón sin acero interior, salvo los nervios clave; al no existir acero en su interior se evita la corrosión y la oxidación que tantos problemas generan para su mantenimiento posterior, lo que sobre todo beneficia al Ayuntamiento de Puçol de cara al futuro.

Aunque lo más espectacular del proceso se realizó en la noche del 10 de junio, todavía hay que finalizar el resto de la obra, para que la vereda Mangraners esté abierta al público este verano y los vecinos puedan pasear hasta la playa, a pie o en bici, sin ningún obstáculo.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here