Puçol instala semáforos en la carretera de Barcelona e iluminación en acceso a la estación para mejorar la seguridad

0
78

908-inauguracion-semaforos-5Durante la mañana del martes 30 de septiembre se pusieron en marcha los semáforos que regulan el paso de peatones en la N-340 en Puçol, conocida como la antigua carretera de Barcelona, para facilitar el acceso a la zona de servicios La Murta y al colegio Caxton College. El paso de peatones y la regulación del tráfico eran reivindicaciones históricas de los comercios y del colegio. Además, el Ayuntamiento ha iniciado el asfaltado y la iluminación del acceso a la estación de tren.

La antigua carretera de Barcelona, N-340, en su entrada norte al casco urbano, cuenta con una rotonda que distribuye el tráfico hacia la zona de servicios (situada al oeste del casco urbano) y hacia la zona industrial y educativa (situada al este), pero el acceso para los peatones era algo más complicado, porque no había semáforos que obligaran a parar a los coches.

Desde el 30 de septiembre, los semáforos están en marcha y tanto el acceso a los comercios e industrias como la entrada y salida de alumnos del colegio Caxton College son más seguros. A la puesta en marcha de este servicio asistieron la alcaldesa Merche Sanchis, la concejal Paz Carceller, el arquitecto técnico municipal Toni Sesé y representantes de Caxton College, la Policía Local y Argotek, la empresa encargada de las obras.

“En principio, el semáforo está siempre en verde para los vehículos y sólo cuando los peatones pulsan la llamada obtienen el paso durante 20 segundos”, explica Gonzalo Collía, responsable de Argotek, la empresa que se ha ocupado del proyecto. “En los momentos de máxima afluencia de peatones, como la salida del colegio, los turnos son de 50 segundos para vehículos y 20 para peatones, por lo cual no se producen retenciones prolongadas de vehículos, pero se garantiza la seguridad de los peatones”.

Además de los semáforos en ambos sentidos, la actuación se ha completado con el paso de cebra en los cuatro viales, el rebaje de las aceras para eliminar barreras arquitectónicas y la creación de otro paso de cebra junto a la rotonda, este segundo paso para acceder a la zona industrial, pero sin semáforos.

Con esta actuación se pone fin a un problema de seguridad, tanto de escolares menores de edad como de vecinos que acuden a pie a los comercios e industrias de la zona norte del casco urbano.

Mejoras en el acceso a la estación

Desde que ADIF decidió cerrar el acceso a la estación de Renfe de Puçol por la zona este, los vecinos del barrio y el casco antiguo tienen que dar un rodeo para llegar a la estación, pero el acceso tampoco reunía las mejores condiciones de seguridad, por lo que el ayuntamiento ha asfaltado y va a iluminar ese acceso a través de la calle Felipe Sebastiá.

Hace un par de años, ADIF (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias) decidió de forma unilateral cerrar el acceso a la estación de Renfe de Puçol desde la zona este, lo que implica que los vecinos del barrio San Claudio y del casco antiguo tienen que dar un amplio rodeo para acceder a los trenes de cercanías.

Desde el primer momento el ayuntamiento presionó para que vuelva a abrir ese acceso, pero la respuesta de ADIF siempre ha sido la misma: es preciso que todos los viajeros entren por la estación ya que ahí están situadas las máquinas de autoventa de billetes y los tornos de acceso a las vías.

En un primer momento, se habilitó el acceso paralelo a las vías del tren, pero el derribo de la antigua factoría de Cointra conllevó un problema adicional: ese acceso a través de la calle Felipe Sebastiá se quedaba sin asfaltar y sin iluminación, porque las farolas estaban adosadas al edificio de la factoría.

“Hemos trabajado en todo momento en dos líneas: por un lado, seguimos presionando a ADIF para que abra el acceso este, para lo cual deben instalar máquinas de venta de billetes y tornos; por otro, hemos mejorado las condiciones de acceso por la calle Felipe Sebastiá”, explica la concejal de hacienda, Paz Carceller. “Durante el mes de septiembre ya se ha asfaltado la calle, en octubre se pintará la señalización, y en noviembre se instalarán las nuevas farolas tipo led, con lo que estará finalizado un acceso más seguro a la estación”.

El asfaltado de la calle Felipe Sebastiá fue una de las mejoras que la empresa Pavasal aportó cuando se adjudicó la obra de asfaltado de la Avenida Valencia, junto con la instalación de iluminación tipo led en dicha avenida y hasta la carretera de Barcelona, con el fin de obtener un mejor rendimiento energético. De los 13.000 euros que ha supuesto esta obra, Pavasal aporta a 5.000 euros y el Ayuntamiento 8.000.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here