El cura de Puçol ‘cuelga los hábitos’ por una noche para ser embolador

0
175

Puçol-bou-embolat-cura-Santos-Juanes Pocas veces un cura cuelga momentáneamente los hábitos. Y mucho menos para ser embolador. Pero en Puçol en pleno epicentro geográfico de la fiesta dels bous al carrer todo es posible. Ismael Ortíz, el cura párroco de la iglesia de los Santos Juanes de Puçol, fue el encargado de prender las bolas del tercer bou embolat de Sant Joan aunque para tranquilidad de sus parroquianos el cura no ha colgado los hábitos. El cura fue el encargado de encender las bolas del toro Cajero de Sánchez Ybargüen. Al cura le acompañaron en estos menesteres la cuadrilla de Fernando Ferrer y el cortador de la cuerda ha sido Raúl Misut. La noche comenzó con la primera embolada de Sin aliento, toro de la ganadería El Torreón. Ha corrido a cargo de Emboladors de l’Art y la cuerda la ha cortado Álvaro Claramunt. Nada más salir ha cogido a un joven al que ha dado un revolcón y ha sido atendido por los servicios sanitarios. La segunda embolada ha sido la del toro Calabreso, número 46, de la ganadería de Ángel Luis Peña, que ha sido embolado directo de cajón a pilón. Dadas las pocas fuerzas del animal, que apenas se ha movido del pilón, la comisión ha decidido meterlo de nuevo en el cajón y devolverlo al toril. Cajero, nº 51, de Sánchez Ybargüen, fue el tercero de la noche de San Juan y el protagonista  fue el cura párroco de la iglesia de los Santos Juanes. La cuarta embolada ha sido Cubatisto, nº 6, de Valdefresno. La cuadrilla de Ximo y Xato ha sido la encargada de embolarlo y el cortador de la cuerda ha sido Iván Ballestar. Una salida espectacular que ha dado juego a los rodadores situados en la zona de la plaza Pío XII, detrás del ayuntamiento, donde tradicionalmente se realizan las emboladas de San Juan y del 7 de septiembre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here