Posibles alianzas en las futuras Cortes Valencianas

0
241

Cortes Valencianes

Por ahora no he escrito mucho sobre pronósticos, es un ámbito en el que me siento menos cómodo que en el de argumentar puntos de vista mínimamente documentados; pero me parece que de cara a un nuevo escenario político valenciano, podría ser interesante hacer tres o cuatro predicciones más o menos sopesadas, esperando ayudar a quien pueda no tener claro en qué podría traducirse su voto el 24 de mayo.

En las Cortes Valencianas se reparten 99 escañosentre las tres circunscripciones provinciales; por lo tanto, un bloque “ideológico”, sea de un único partido o varios, debe conseguir 50 diputados para tener mayoría absoluta (aunque para muchas opciones sólo se necesita una mayoría simple). El hecho de que todas las encuestas den un escenario fragmentado da a entender que los pactos serán necesarios para cualquier cosa, desde elegir President a aprobar leyes.

Según lo que dicen las encuestas, siempre interpretadas con pinzas, y lo que percibo en acercamientos y alejamientos entre los distintos partidos, intuyo hasta cuatro posibles opciones que se podrían dar dependiendo de cómo variasen los resultados finales. Pero antes de empezar con los bloques es imprescindible comentar una cosa:

La ley electoral valenciana y el listón del 5%

La ley electoral valenciana exige que para que un partido entre a Les Corts debe tener un mínimo del 5% de los votos en todo el territorio valenciano. Por tanto si lo consigue, dicho partido entra de golpe con los 4 o 5 diputados mínimos que equivaldrían a ese porcentaje de votos.

Esta normativa se estableció para evitar que partidos con poca representación condicionen las políticas de partidos con representaciones muy altas. Quizá pueda tener su lógica pero en las serias democracias nordeuropeas, estas medidas suelen ser mucho menos duras e incluso en algunos países son inexistentes. Son sociedades mucho más acostumbradas a pactos en los parlamentos y tener en cuenta a minorías se ve como algo normal. Desde mi punto de vista, la sociedad valenciana post15M, está más cerca de esas democracias pactistas europeas que de una democracia tan garantista de la estabilidad como la que hay ahora, puesto que la cultura democrática se ha consolidado desde que en1982 se estableciera ese listón del 5%. Pero es que además, dentro de España, ya hay parlamentos que tienen ese listón más bajo, como es el caso de Cataluña, en la cual se rigen por el 3%.

Si analizamos qué conlleva ese 5% de cara a estas elecciones, y según lo que dicen las encuestas, el único partido que no se sabe si entrará a Les Corts es Esquerra Unida; hay prácticamente un empate de encuestas que dicen que entrará con las que dicen que no lo hará (encuestas hechas antes de que EUPV filtrara las escuchas a Alfonso Rus). Más allá de lo que pase al final y de ideologías, me parece un error que el punto de vista democrático de casi un 5% de electores valencianos se pudiera quedar sin representación. Además, se da la circunstancia de que en estas elecciones tan reñidas, la entrada de Esquerra Unida puede ser muy determinante a la hora de establecer los bloques de los que ahora hablaré, por eso creo que es importante que todo elector lo tenga en cuenta, ya sea para decantar la balanza hacia unas alianzas o hacia otras.

El resto de partidos que con seguridad tendrán diputados en las Cortes Valencianas son:PP, PSPV-Psoe, Compromís, Podem y Ciudadanos.

Bloque de derechas (President: Alberto Fabra)

Se daría si el Partido Popular (PPCV) y Ciudadanos llegaran a 50 diputados y a posteriori tuvieran un acuerdo de gobierno; ya sea con Ciudadanos dentro del propio gobierno o sólo dando apoyo. Los guiños por parte de Alberto Fabra hacia Ciudadanos están siendo constantes porque, aunque tuviera que ceder, ve en ellos su gran posibilidad de seguir gobernando. Cierto es que Carolina Punset (candidata autonómica de Ciudadanos quegobierna en Altea con el PP) se ha mostrado entre ambigua y reticente ante un PPCV tan castigado por la corrupción y demás; pero Albert Rivera, que según parece es el que decidirá todos los pactos autonómicos cuando se diera la opción, ya ha comentado en alguna ocasión que tenderá a dar la vara de mando al partido más votado.

Salvo la ambigüedad de Ciudadanos, el resto de partidos ha dejado claro que apartaran al PPCV si se da la suma para hacerlo. Diría que las opciones de que surja este bloque de derechas no son ni las más altas ni las más bajas; pero ante un resultado ajustado en las elecciones, es poco probable que este pacto se diera si Esquerra Unida entra a Les Corts, ya que cuando un partido minoritario supera el umbral del 5%, buena parte de los diputados que obtiene son a costa del partido con mayor representación, que aun con una bajada importante, seguiría siendo el PPCV.

Bloque de centro (President: Ximo Puig)

Si la suma anterior no se diera o Ciudadanos no quisiera mezclarse con un PPCV quizá reactivo por el lastre de la corrupción, es probable que Albert Rivera optara por apoyar a un PSPV-Psoe que, al llevar tantos años sin tocar poder, no tiene casos de corrupción de renombre.

Para esto, tanto PSPV sobre todo como Ciudadanos, deberían obtener un buen resultado y tener voluntad pactista para llevar las iniciativas más complicadas adelante, ya que difícilmente obtendrían 50 escaños entre los dos.

Pienso que, por poco, esta es la opción más probable; y si el resto de partidos no acaba de entenderse con el veterano socialista Ximo Puig y Ciudadanos sacara buen resultado, se podría dar incluso con Carolina Punset de Presidenta.

Cortes Valencianes. fachada

Tripartito vintage (President: Ximo Puig)

Esta opción, con un gobierno apoyado en mayor medida por PSPV, Compromís y Esquerra Unida, era la que parecía la probable ganadora hasta hace un año, antes de la irrupción de Podemos y la subida de Ciudadanos, cuando el PPCV ya daba señales de desgaste.

Su apodo, vintage, se lo dan algunos medios de comunicación debido a que a día de hoy es una opción que va algo a menos, ya que para que se diera, tanto Podem como Ciudadanos deberían optar por un perfil muy neutro, quizá pensando en llegar “vírgenes” a las elecciones generales, pero teniendo como premisas que no vuelva a gobernar el PPCV y el ser exigentes ante dicho tripartito.

Bloque de izquierdas (Presidenta: Mónica Oltra)

La variante más a la izquierda es quizá la menos probable pero ni mucho menos es imposible. Se podría dar incluso de dos maneras: si Compromís, Podem y Esquerra Unida tuvieran unos buenos resultados y sumaran más diputados que PSPV y Ciudadanos. O si Podem y Ciudadanos vieran más interesante aupar a Mónica Oltra de Compromís antes que a Ximo Puig, evitando así una “victoria” del Psoe, la cual podría darle alas de cara a unas generales muy próximas.

Compromís, que ya de por sí crece, quizá saque mejor resultado de lo que le dan las encuestas, ya que, como pasó en 2011 con el Cis autonómico y municipal, suele ser un partido infravalorado por las “cocinas” demoscópicas, sobre todo las de encuestas hechas para medios con sede en Madrid.

Incidiendo en que la posibilidad no es descartable, las coincidencias entre Pablo Iglesiasy Mónica Oltra son reseñables; y la relación de ésta con Carolina Punset es cordial para ser las candidatas de partidos tan diferentes en lo económico y en lo territorial; entre sus coincidencias, ambas han declarado su ecologismo en múltiples ocasiones. Y además, Oltra tiene bastante buena valoración individual entre los votantes de otros partidos.

El comentario sobre este bloque no se puede acabar sin hablar de Antonio Montiel de Podem, que en su momento fue asesor de Joan Lerma y antes de la irrupción de Podemos fue alguien muy cercano a Compromís. Ni de Ignacio Blanco, nuevo candidato de Esquerra Unida que procede de una vertiente menos clásica, y que quizá por ello, sería más proclive a tener buenas relaciones con los tipos de izquierda que representan Oltra y Montiel.

La opción de que Montiel fuera President también existiría ante un buen resultado de Podem; pero tanto PSPV como quizá Ciudadanos, serían más reticentes a permitir ese “escaparate” de Podemos de cara a las elecciones de noviembre.

El otro cambio del que casi nadie habla

Además de todos estos escenarios, a veces me gusta reflexionar sobre las consecuencias más allá del corto plazo. Y hay una situación con bastantes posibilidades de darse y que a día de hoy no he visto comentada en ningún medio de comunicación.

El caso es que si el Partido Popular no llegara, como dice más de una encuesta, a los 34 diputados, se daría una paradoja en la cual se podría reformar, en mayor o menor medida, el Estatut d’Autonomia actual sin necesidad de contar con el partido que ha gobernado en los últimos 20 años. Se necesitan 2/3 de la cámara para reformarlo y en dicho caso el PPCV no podría bloquear los acuerdos. El siguiente paso de ese posible estatuto sería ser aprobado en el nuevo Congreso de los Diputados, surgido de las próximas generales.

Y no es que quiera que el Partido Popular no ponga su granito de arena en un nuevo estatuto de consenso; pero sí que veo que podría hacer que dicho estatuto no saliera a la luz o que si saliera, lo hiciera de manera muy tamizada. Al fin y al cabo, es el partido más conservador de cuantos entrarán en las Cortes Valencianas y por tanto siempre va a ser algo más reacio a los cambios.

Pero es que además el posible nuevo estatuto, más allá de su contenido ideológico marcado por la alianza que llegue a la presidencia, sería un acuerdo que probablemente ahondaría en cierta regeneración y mejoría democrática, en contrapartida con el estatismo y la opacidad a la que estamos acostumbrados. Y como es de suponer, el Partido Popular se opondrá en la medida de sus posibilidades a todo levantamiento de alfombras; levantamientos de los que sólo puede obtener perjuicios tras dos décadas de poder casi absoluto; poder acorde a sus pronto viejas mayorías absolutas.

Álvaro Ibars | @ajibars | ajibars.com | Periodismo y Producción Multimedia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here