El plan ‘Reinicia’t’ de la Diputación y la Mancomunitat de l’Horta Sud se compromete a conseguir empleo a 125 parados de larga duración

0
2084

En abril de 2017, el Ayuntamiento de València, la Diputación y la Mancomunitat de l’Horta Sud presentaron un proyecto pionero con el que pretendían ofrecer un itinerario formativo para conseguir la inserción laboral de 500 personas, 250 en la ciudad de València y otras 250 en la comarca de l’Horta Sud. Hoy, esos 250 parados de larga duración y en riesgo de exclusión de l’Horta Sud ya han iniciado el programa de 8 meses en el que adquirirán habilidades básicas para incorporarse al mercado laboral. De ellos, el programa ‘Reinicia’t’ asume el compromiso de conseguir empleo al 50 % al menos.

Así lo han constatado el presidente de la Mancomunitat y alcalde de Mislata, Carlos Fernández Bielsa, y el diputado provincia de Cooperación, área responsable del proyecto, Emili Altur, en una rueda de prensa con la que han querido anunciar la puesta en marcha de un proyecto que se anunció hace seis meses y que, entonces, era ‘sólo’ una línea de trabajo. La ilusión y el esfuerzo de estas tres administraciones, según Bielsa, ha permitido dar formación a 500 personas y permitirá que 250 consigan un empleo en los próximos meses.

“Demostramos una vez más que los gobiernos del cambio hemos venido a rescatar personas”, ha señalado Fernández Bielsa, quien ha añadido que este programa piloto da respuesta a una de las realidades más graves que afectan a la comarca y sus vecinos: el desempleo y la exclusión social.

También Altur se ha mostrado satisfecho con esta triple colaboración que va a permitir atender a un colectivo al que, según el diputado, no se le había prestado atención desde las instituciones.

Se trata de personas, dice, “que han traspasado la línea roja”, personas en algunos casos que han sufrido adicciones u otro tipo de problemas que no sólo las han dejado fuera del mercado laboral sino, prácticamente, de la vida social. Por ello, el programa incluye una primera parte “vital” en la que se trabaja el empoderamiento de estas personas, parados de larga duración en exclusión social o “muy vulnerables”. El objetivo es que vuelvan a tener confianza, esperanza e ilusión por encontrar un trabajo.

En el caso de l’Horta Sud, la Mancomunitat aporta 121.000 euros (el programa tiene una inversión total de 605.000 euros) para los 250 itinerarios. De ellos, actualmente, 65 se realizan en la sede de Mislata, que da servicio a los inscritos de Mislata, Quart de Poblet y Manises; otros 65 reciben esta formación en la sede de Torrent donde acuden vecinos de esta localidad, de Paiporta y de Picanya, y otros tantos serán atendidos en la subsede de Aldaia que también da servicio a Alaquàas y Xirivella. Por último, la sede de Catarroja atiende a otras 65 personas de Sedaví, Massanassa, Albal, Alfafar, Benetússer y Llocnou de la Corona. Esta sede tendrá una subsede en Silla para facilitar la atención individualizada a las personas de la localidad y de Beniparrell, Alcàsser y Picassent.

Se trata de una formación no profesionalizada, es decir, que los usuarios no se forman en alguna profesión en concreto si no que reciben nociones y conocimientos sobre cuestiones variadas pero necesarias para moverse con soltura en el mercado laboral. Altur ha insistido en que algunas de estas personas necesitan apoyo en cuestiones tan básicas como el aseo a la hora de acudir a una entrevista de trabajo.

Durante seis meses, estas personas realizarán ese itinerario en el que las ‘materias’ se adaptarán en función, también, de las peticiones de las empresas que quieran colaborar con el proyecto y se ofrezcan como posible destino final de estos itinerarios de inserción. Además, los dos meses siguientes, el programa realizará un acompañamiento de los usuarios que hayan completado el itinerario.

El programa está siendo desarrollado por Ingenus y Fundación Nova Terra. Esta última, líder en la inserción laboral de parados de larga duración en la Comunitat Valenciana. Por su parte, Ingenus, entidad catalana, lleva mucho tiempo realizando programas de este tipo con notable éxito además de en el Ayuntamiento de Barcelona en otros países como Canadá o Corea del Sur. En Barcelona, sus resultados hablan de la inserción de siete de cada diez usuarios con picos que han llegado a los 8 de cada diez. Por ello, tanto la Diputación como la Mancomunitat se muestran convencidos de que el objetivo del 50 % de personas con un empleo al final del itinerario es real y asequible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here