bánner Auditori Horta Noticias

Piden 4 y 11 años para 2 empresarios de Quart de Poblet por falsear documentos para que un juzgado condenara por impago a un cliente

0
49

El Ministerio Fiscal pide sendas penas de cuatro y once años de prisión para los responsables de dos empresas constructoras de Quart de Poblet acusados de falsificación de documento privado, estafa procesal y falsificación de documento mercantil para que un juzgado condenara por impago a uno de sus clientes.
El juicio sobre estos hechos que iba a acoger hoy la sección cuarta de la Audiencia Provincial de Valencia se ha suspendido por la ausencia de uno de los acusados, A.V.M.C., para quien el fiscal también reclama una multa de 60 euros diarios durante nueve meses a cargo de la empresa de la que es administrador, Prexint Botanics SL.

Además, el Ministerio Fiscal también demanda la misma multa por partida doble para el otro acusado, J.L.R.S., administrador de Desarrollo Gran Vía SL, y una multa que ambos constructores deberán abonar al denunciante de 42.581, 60 euros en concepto de responsabilidad civil.

Ambos empresarios demandaron a un cliente en 2003 por adeudarles el importe de la construcción de una casa en La Cañada (Paterna) por la que fueron contratados hasta que el desacuerdo en torno al presupuesto propició que el cliente decidiera prescindir de sus servicios, por lo que los constructores pidieron el pago de lo construido.

Los acusados aportaron al juicio un documento privado fechado el 29 de mayo de 2002 en el que supuestamente el cliente que había contratado la construcción de su vivienda reconocía adeudar a Desarrollo Gran Vía SL un total de 50.055, 67 euros a pagar en dos letras de cambio.

Sin embargo, el fiscal ha argumentado que este documento, sin el sello de su empresa y con una firma a nombre de su cliente que jamás fue estampada por él, había aumentado el importe adeudado en 17.000 euros después de que el constructor le mostrara previamente el mismo documento a su cliente, en el que figuraba una deuda de 33.055, 67 euros.

Entonces, el documento figuraba con la firma de J.L.R.S. y con el sello de Desarrollo Gran Vía SL, pero nunca llegó a ser firmado por su cliente ni por sus padres, que contaban con poder notarial de su hijo a tales efectos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here