Paterna solo ha perdido 12 palmeras gracias a los tratamientos para protegerlas contra el picudo rojo

0
17

Desde que se detectó en el municipio la plaga de las palmeras comúnmente conocida como Picudo Rojo “Rhynchosporus ferrugineus”, hace más de dos años, los Servicios de Jardinería Municipales han mantenido una importante lucha para proteger las palmeras públicas. Los resultados han sido muy positivos, ya que apenas se han perdido una docena de las 2400 palmeras públicas repartidas por todo el municipio.
Desafortunadamente no ha ocurrido lo mismo en cuanto a las palmeras de titularidad privada. Se calcula que en estos dos últimos años se han perdido cerca de un millar de las 4.000 que se estima existen en propiedades privadas del término municipal. La conclusión es que si bien los tratamientos desarrollados han permitido proteger al 99, 5% de las palmeras públicas, las que están en propiedad privada han desaparecido entre el 20 y 25%. Sólo los servicios municipales han procedido a la retirada y eliminación de 600 palmeras. El Ayuntamiento participa con la retirada de los restos afectados depositados previamente por los particulares en la vía pública del mismo modo que se actúa con la poda privada, atando en haces o cortando en porciones inferiores a 20 kilogramos de peso en el caso de troncos. Una vez retirado se transporta a una planta autorizada donde se destruye todo el material de acuerdo con las directrices que marca la Consellería. “El tratamiento es la única forma de minimizar la plaga, toda aquella palmera que no se trate es cuestión de tiempo que se vea afectada”, indican desde los servicios de jardinería municipales.

Este descenso de la población de palmeras se produce por no haber realizado los correspondientes tratamientos o no haberlo hecho de la forma adecuada. “Las causas pueden ser varias; falta de presupuesto de los titulares, ausencia de interés y compromiso para la protección de las palmeras, o simplemente desconocimiento de la grave situación”, indica el concejal de Infraestructuras, Lázaro Royo. “No obstante la lucha contra el Picudo no debe cesar ya que la amenaza es constante y se corre el riesgo de perder el patrimonio palmeral del municipio. Es obligación de todos, administraciones y propietarios la lucha por la protección de nuestras palmeras, ya que de no hacerlo se convierten en un foco de propagación”, advierte Royo. Para ello el Ayuntamiento de Paterna continúa con las campañas periódicas informativas y de asesoramiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here