Paterna sigue buscando el mayor consenso posible con los vecinos de la calle 133 para culminar el proyecto

0
54

01.paterna.calle133

Con el fin de evitar inundaciones a los vecinos de la zona y convertir una zona silvestre en un parque con mayor arbolado y espacios útiles para el uso vecinal, el parque de la calle 133 de La Canyada, además de un sistema de drenaje sostenible para la recogida de pluviales, ofrecerá a los vecinos amplias zonas de esparcimiento, uso deportivo y juegos infantiles.

El sistema de drenaje supone la creación de un conjunto de espacios de retención de agua con una capacidad de hasta 15.000 m3, que evitarán que en momentos de lluvia intensa el agua discurra por escorrentía inundando las viviendas del entorno y aliviando los problemas que se generan también en Barranco del Rubio.

Al inicio de la construcción de estos espacios surgieron dudas vecinales que han pospuesto la creación de seis de las siete balsas previstas. Desde el Ayuntamiento de Paterna se está haciendo un esfuerzo para consensuar el proyecto con los vecinos así como aumentar las mejoras que como parque ofrecerá esta zona.

De este modo, los espacios de retención de agua contendrán en su interior pistas polideportivas, como es el caso de un campo de fútbol 7 de 40 por 20 metros, una pista de voleibol y dos pistas de petanca. Además se ha propuesto la creación de una zona de picnic con mesas y bancos de hormigón. También otra con juegos infantiles incluida una tirolina y otro espacio diferenciado con función de pipicán, solicitado por los propios vecinos.

Fuentes municipales recordaron que los espacios que conforman el sistema de drenaje sólo retendrán el agua en caso de lluvia extrema, vaciándose en menos de dos horas desde la finalización de la tormenta, por lo que el parque nunca pierde su condición de espacio de esparcimiento vecinal. Los espacios son completamente accesibles incluso para personas con movilidad reducida y existirá un itinerario que las comunica, un camino de 2’80 metros de anchura ligeramente elevado respecto al fondo de la balsa y que se habilitará con terrizo y tratamientos de resina.

Otra de las características que tendrá el nuevo parque es que contendrá extensa y variada vegetación y en ningún caso una merma del número de árboles existentes. En concreto existen 289 árboles de distintas especies afectados por la actuación. De ellos un total de 213 se van a respetar íntegramente, 26 van a ser transplantados, mientras que únicamente medio centenar han de ser necesariamente eliminados para poder hacer la actuación.

Por contra se van plantar otras 155 especies arbóreas que tendrán en común su fácil adaptación al terreno y escasa necesidad de riego. En algunos casos serán árboles con capacidad para soportar el encharcamiento, como chopos, olmos y fresnos, pero también pinos de diversas clases, también encinas, aligustres o abedules.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here