Paterna para las obras de las balsas de laminación mientras consensúa una solución para las inundaciones con los vecinos de la calle 133

1
139

reunión vecinos calle 133 paternaLas inundaciones que sufren los vecinos de la calle 133 de la Canyada en épocas de fuertes lluvias son constantes y dañinas ya que el agua entra en las viviendas causando muchas molestias. El Ayuntamiento de Paterna inició la construcción de nueve balsas de laminación que pretendían solucionar este problema pero las dudas y presiones de los vecinos han conseguido que se pare ese proyecto y se dé prioridad al rebaje de las aceras y a un cajón de captación de agua bajo las vías de ferrocarril.

Así se decidió en la reunión mantenida ayer entre los vecinos y la teniente de alcalde responsable de Infraestructuras, Marisa Ferre, quien acudió acompañada de los responsables técnicos del proyecto. Finalmente, la decisión fue acabar las tres balsas que ya se están ejecutando pero no empezar con la construcción de las otras seis y dar prioridad a la parte de las obras que sí cuentan con el consenso vecinal como son el rebaje de las aceras y al cajón bajo las vías. Además, se ha dado una semana de plazo para que los vecinos que así lo deseen planteen sus propuestas para solucionar el problema de las inundaciones al Ayuntamiento, propuestas que serán valoradas y validadas por los técnicos municipales.

La reunión comenzó con una explicación por parte de los ingenieros acerca del objeto y justificación del proyecto Sistema de Drenaje Sostenible de la calle 133, que en síntesis es la “reducción drástica de las inundaciones en la zona”. Los técnicos indicaron que se pretende lograr mediante la construcción de las balsas de laminación la retención temporal del caudal de agua durante los episodios de lluvia torrencial, para derivarlo gradualmente al colector que recorre la calle, mejorando su eficacia.

Un número razonable de vecinos no dio su visto bueno a esta actuación, pues consideran que tendrá una afectación negativa a la estética de la zona verde y para el esparcimiento vecinal. Sí son del agrado de los vecinos las obras que contemplan la resolución de un punto crítico como es el cruce bajo las vías de ferrocarril en el que se puede concentrar mucha agua durante una tormenta. Para ello se proyecta la construcción de un nuevo cajón de hormigón con una anchura de 4, 5 metros por 0, 6 de altura, con el fin de incrementar la capacidad hidráulica en el cruce de las calles 133 y 17. Esta actuación, junto con el rebaje de aceras se ha decidido prioritaria por parte de técnicos y vecinos.

Encauzamiento del barranco

Por otro lado, durante la reunión de ayer se aprovechó también para presentar el Estudio de Soluciones para el Encauzamiento de barranco del Rubio. Tal y como solicitaron los vecinos, y como se comprometió la concejala Marisa Ferre el pasado verano, los ingenieros han modificado la propuesta para pasar de un encauzamiento a cielo abierto a una solución de encauzamiento cerrado.

Esta actuación es posible porque, al contrario que en el caso del barranco Barato, la Confederación Hidrográfica del Júcar sí permite la opción de enterrado porque no considera la parte urbana del barranco del Rubio como Dominio Público Hidráulico. Según el citado estudio de soluciones, las pluviales serían transportadas por medio de un marco de 3, 5 x 2 metros.

En las calles perpendiculares al barranco del Rubio se colocarán rejillas conectadas también a los pozos de registro. El encauzamiento cerrado es del agrado de los vecinos, salvando algunos detalles que ya se apuntaron en el día de ayer por parte de los técnicos. Como ventajas respecto al encauzamiento a cielo abierto hay que destacar el hecho de que no se pierden aparcamientos y mantiene aceras con un ancho de 2, 90 metros. La solución a cielo abierto asegura mejor la captación de la escorrentía y tiene un Presupuesto de Ejecución Material de 3, 2 millones de euros por los 5, 7 millones del encauzamiento enterrado. El Consejo de Administración de Aigües de Paterna tiene previsto aprobar en su próxima reunió encargar la redacción del proyecto soterrado en las condiciones apuntadas por los vecinos.

La alcaldesa de Paterna, Elena Martínez, indicó que “la máxima de este equipo de Gobierno es alcanzar el consenso con los vecinos. Somos conscientes de que se trata de unas obras complicadas que tienen la prioridad de resolver los problemas de inundaciones en esta zona de La Canyada”. La alcaldesa consideró que “con un importante esfuerzo por parte de todos, seguro que vecinos, técnicos y políticos alcanzamos la solución que permita que las obras resuelvan el problema de inundaciones y a la vez se mantengan los criterios apuntados por los vecinos”.

Compromís pide la dimisión de Ferre

En la reunión con los vecinos también estaban invitados los grupos y partidos políticos del municipio. Hoy, el portavoz municipal de Compromís, Juanma Ramón, ha felicitado a los vecinos de La Canyada por ser un “ejemplo de participación ciudadana” pero ha criticado duramente a Ferre de la que ha dicho que pretende “vestir de triunfo su fracaso en la gestión de la crisis de las obras de pluviales” por lo que ha pedido su dimisión.

Según explica Ramón, “es muy lamentable que una vez más los políticos del PP se escondan detrás de los técnicos y funcionarios para huir de su responsabilidad como gestores. Y así lo hizo Ferre anoche, que los gastó como escudos humanos ante la indignación vecinal, causada por la entrada de las máquinas de obra este fin de semana. Pero aun así, los vecinos de la Canyada le dieron una lección de participación ciudadana a la regidora, obligándola a recular, paralizar las obras y comenzar un verdadero proceso de participación”.

“Si el PP no empezara la casa por el tejado, no se vería inmerso en situaciones donde la paz social pende de un hilo. Ferre no tiene capacidad de reacción, sobre todo porque la reunión se tenía que haber hecho hace tiempo. Después de celebrar a primeros de julio una asamblea con más de un centenar de vecinos, Compromís presentó una moción para rechazar el canal a cielo abierto que pretendía hacer el Ayuntamiento en la calle barranco del Rubio. La regidora anunció la creación de una mesa de trabajo donde ciudadanía, técnicos y políticos llegaran a un consenso. El problema es que Marisa Ferre ha estado evitando convocar la reunión, pero la presión vecinal ha podido más que ella”, ha explicado Ramón, quien ha justificado así su petición de dimisión.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here