Paralizan el desahucio de una mujer y su familia en Mislata y decide abrir un comedor social en su planta baja

comedor social pepita

(Foto: @PAH_Valencia)

La Plataforma de Afectados por las Hipotecas de Valencia ha anunciado la paralización del desahucio de una familia de Mislata, previsto para las 11 de hoy. José Luis, su hija de 7 años y su madre, Pepita, de 83 seguirán durante los próximos meses en la vivienda tras el aplazamiento del juzgado. Tras conocer la noticia, Pepita ha anunciado que abrirá un comedor social en el bajo de la vivienda.

Con el hashtag #JoseLuisysuhijasequedan, la PAH ha centralizado los tuits de apoyo a esta familia con un caso particular y es que no se trata de un desahucio por motivos económicos sino por una disputa con la iglesia católica por la vivienda.

Se trata de un litigio que se arrastra desde hace más de una década y, hasta ahora, los tribunales han dado la razón a la iglesia. Al parecer, la vivienda pertenecía a un hombre, Francisco Balbastre, que se la alquiló a la madre de José Luis, Pepita. Cuando este hombre murió, en su testamento dejó todos sus bienes a la iglesia católica para que ayudara a los niños pobres a través de una fundación. El albacea de ese testamento es el párroco del pueblo.

Entre esas propiedades constaba la vivienda ocupada por Pepita. Finalmente, llegaron a un acuerdo por el que la mujer podía quedarse allí pagando un alquiler simbólico de 20 euros al mes. Ahora, el conflicto ha vuelto a resurgir porque su familia pretende seguir en la casa donde viven. La madre tiene 83 años, José Luis tiene una incapacidad y una hija de 7 años. Mientras, la iglesia quiere usar la planta baja de la casa, un local comercial, para crear un economato y un comedor social.

Hoy el Juzgado de Mislata ha consentido aplazar el desahucio durante unos meses debido a la situación de incapacidad de José Luis y a que tiene a su cargo una menor. La Plataforma de Afectados por las Hipotecas argumenta que es un desahucio de alquiler a manos de un gran tenedor de viviendas como es la iglesia, por lo que consideran injusto el desalojo de la familia.

Ante el argumento de que la iglesia quiere crear en el bajo, ubicado en el número 25 de la calle Mayor, un comedor social, Pepita ha anunciado que abrirá la puerta de su casa con ese mismo fin. Esta tarde a las 17 horas estaba previsto que diera merienda a los niños que se acercaran.

 


 
 
 

4 Responses to Paralizan el desahucio de una mujer y su familia en Mislata y decide abrir un comedor social en su planta baja

  1. Chimet 9 de febrero de 2016 en 20:59

    Primero se le dejo el piso a Pepita. Luego ella se apodero del piso colindante y de la planta baja. Ya esta bien de desinformar. Es una vulgar okupa ella y su hijo.

    Responder
  2. Gaban 10 de febrero de 2016 en 8:58

    Sería conveniente buscar el testamento y publicarlo: El articulo contiene inexactitudes básicas para formar una opinión.

    Responder
  3. maria amor 10 de febrero de 2016 en 14:22

    Estoy de acuerdo con Chimet, hay cosas que no estan claras, la iglesia de los angeles y su parroco no son los malos de la película y hay personas que se están aprovechando de esta familia para hacer política

    Responder
  4. Galán 10 de febrero de 2016 en 17:44

    Leyendo el testamento, se ve que los bienes no se dejan a la iglesia, sino a una fundación. También se dice en el testamento que “el párroco de Mislata” forme parte de esa fundación y, de ahí, la conexión entre el problema y la iglesia. El problema es si esta fundación que apareció para reclamar los bienes testados a finales del siglo XX, es, o no es, la que quería el testador a principios del mismo siglo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *