El Colegio de Caminos recurre el PGOU de Valencia por “injustificado urbanísticamente o en materia de infraestructuras”

0
78

protecciohorta01

El Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos en la Comunidad Valenciana en sus alegaciones al Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Valencia reclama que se aborde con una visión metropolitana y en coherencia con el PMUS en materia de movilidad.

El Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos en la Comunidad Valenciana reclama como ya hiciera en las alegaciones de 2010 o en las presentadas en 2013 por el PMUS, que la revisión del Plan se debe abordar con una óptica metropolitana, “dado que el límite del término municipal es un concepto puramente administrativo, de lo contrario el Plan no sería eficaz y quedaría incompleto”.

Para el Colegio de Caminos, la protección de la huerta se convierte en un objetivo prioritario y no se encuentra justificación a las demandas planteadas tanto para la ampliación de la Universitat Politécnica de Valencia (UPV) como a la nueva ronda de tránsito al norte de la misma. Desde el Colegio de Caminos se entiende que en materia de seguridad vial y peatonal en el entorno del Campus y concretamente en la confluencia de la calle Ramón Llul se concentra un tráfico peatonal que genera un punto de conflicto con el tráfico rápido de la ronda. “Para ello, habría que estudiar y plantear alternativas que aseguren la seguridad vial y la propuesta de un paso inferior, por ejemplo, evitaría crear una nueva ronda y consumir suelo de huerta”.

En materia de movilidad e infraestructuras viarias, el Colegio de Caminos aboga por revisar cuestiones que se estimaron en el PMUS como la creación y protección de itinerarios peatonales, la inserción armónica del uso de la bicicleta y la mejora en la eficacia del transporte público y en esta revisión del Plan las infraestructuras que se plantean entran en contradicción con los objetivos anteriormente expuestos.

Sobre la necesidad de vivienda nueva, el Colegio de Caminos expone que en los últimos cinco años la ciudad de Valencia ha perdido población, “en concreto 28.000 habitantes menos que nos devuelven a valores demográficos de 1985. Al mismo tiempo, existe un censo de 57.000 viviendas vacías y una disponibilidad de 5.600 solares, por tanto los esfuerzos deberían centrarse en la rehabilitación, regeneración y renovación de la trama urbana y actuar sobre la ciudad consolidada, más que promover proyectos de nueva edificación”.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here