Otro gol de Míchel abre el camino de la victoria al Levante UD ante el Twente (3-0) y el sueño de jugar la siguiente fase de la Liga Europa

0
64

Un penalti marcado por Míchel, jugador de Burjassot, y dos goles de Pedro Ríos, han permitido al Levante UD imponerse por 3-0 al Twente y acariciar la clasificación en su grupo de la Liga Europa, tras un partido espeso en el primer periodo, pero resuelto con autoridad por los valencianos tras el descanso.
Mientras en la primera parte hubo más polémica que fútbol, en la segunda un penalti por claras manos del visitante Douglas encarriló el partido para el Levante, que a partir de entonces fue mejor que el conjunto holandés hasta convertir la victoria en goleada.

Sin dominar territorialmente, pero a base de orden y de saber salir a la contra, el Levante sentenció el encuentro con un segundo gol y sin dar opciones al rival para que redujera distancias en el marcador, hasta el punto de marcar un tercer tanto cuando el partido estaba a punto de concluir.

El dominio territorial del Twente fue absoluto durante toda la primera parte ante un Levante que cedió intencionadamente la iniciativa al rival para buscar sus opciones al contragolpe.

Pese a ello en los primeros minutos se produjeron dos de las ocasiones más claras de la primera mitad. Una fue del levantinista Gekas, en una contra en la que su disparo rozó el poste De inmediato llegó otra para el Twente en un balón que Chadli envió al larguero.

A partir de ese momento el encuentro perdió intensidad y se convirtió en un monólogo de posesión del balón del equipo holandés, aunque con pocas aproximaciones a la meta del costarricense Keylor Navas, ya que la mayoría de las jugadas morían antes de llegar al área local.

El Levante, por su parte, se mantuvo agazapado en su parcela en pos de encontrar alguna opción con su fútbol directo, pero fue un equipo muy tímido en sus salidas.

Dos jugadas aisladas marcaron este periodo. La primera fue un penalti sobre Diop y la segunda un gol anulado a Tadic tras un gran disparo. Ni en una ni en otra acertó el árbitro que no señaló la pena máxima y que anuló un gol que pudo subir al marcador.

El encuentro siguió por los mismos derroteros en el tramo inicial de la segunda parte con pocas aproximaciones a ambas porterías. Una opciones del visitante Rosales y un par de cabezazos fallidos de Pedro Ríos resumieron lo que ocurrió hasta el 1-0, tanto que revolucionó el encuentro.

El gol llegó de penalti tras unas manos de Douglas. Míchel puso por delante al Levante y, además, puso el partido donde más le interesaba al equipo valenciano para poder continuar con su fútbol de contragolpe.

A pesar de los cambios, el Twente no mejoró y el Levante se pudo defender con cierta comodidad, sin sufrir en exceso por los ataques del rival, que quizá acusaba haber llevado la iniciativa durante la primera hora de partido.

El Levante se encontraba a gusto en el partido a la espera de resolverlo con un segundo gol a la contra. Una penetración de Diop acabó con un cambio de juego y el centro de Míchel acabó con el remate en la boca de gol de Pedro Ríos que supuso el 2-0. Una jugada similar a la del 3-0 que cerró el encuentro en sus últimos compases.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here