“Nuestra misión es romper el bloqueo”, afirma Carmen Peris, activista pacifista, integrante de la Segunda Flotilla de la Libertad

0
84

La burjassotense Carmen Peris, miembro de la Segunda Flotilla de la Libertad e integrante de la Xarxa de Solidaritat amb Palestina, responde para Hortanoticias un cuestionario entorno al transporte de la ayuda humanitaria a la franja de Gaza pese al bloqueo del gobierno israelí.
Hacía finales de junio una docena de barcos cargados con toneladas de material sanitario, educativo y de construcción parte, en la Segunda Flotilla de la Libertad, hacia la franja de Gaza, bloqueada por el gobierno israelita desde 2006, con el fin de hacer un llamamiento internacional sobre la situación y romper el cerco israelí transportando toneladas de ayuda humanitaria.

La burjassotense Carmen Peris, miembro de la Xarxa de Solidaritat amb Palestina, es una de las integrantes valencianas que parten en la flota. Hortanoticias contactó con ella para conocer la realidad del convoy naviero y la situación de un punto conflictivo en Oriente Próximo.

Pregunta: La primera flotilla que intentó romper el bloqueo israelí, el pasado año, se saldó con más de 50 heridos, casi 1000 detenidos y 9 muertos, ¿piensas que el gobierno de Israel puede tomar una nueva respuesta militar a esta segunda flota con lo que ello supone para tu seguridad y la de tus compañeros?

Respuesta: Sí, porque cuenta con el beneplácito de EE.UU., la UE y la ONU, en la persona de su secretario, y la mayoría de países que tienen veto, cosa antidemocrática que invalida a la ONU.

P: El presidente de Israel, Simón Peres, toma como una provocación el anuncio de una flota rumbo a Gaza, ¿qué respaldos nacionales o internacionales tiene la flotilla para que la acción no derive en un gran conflicto diplomático?

R: Creo que con mi anterior respuesta he contestado a esta pregunta. No contamos con el apoyo de nuestros gobiernos, por desgracia para los palestinos y palestinas y para nosotros, ciudadanos y ciudadanas de 20 países. A nuestros gobiernos los gobierna el sionismo mundial que está omnipresente en todos los organismos de poder mundial. Solo contamos con el apoyo de los ciudadanos y ciudadanas concienciados y concienciadas de la injusticia y el genocio que se está cometiendo con el pueblo palestino.

P: Además del material humanitario que lleváis, ¿piensas que podría haber algún tipo de reunión con las autoridades israelíes para la desocupación de las tierras tomadas?

R: Eso es un sueño imposible de conseguir. Si pudiéramos, claro que lo haríamos ¡Ojalá algún día este sueño se convierta en realidad! Al menos, poder hablar y que se nos escuche… pero de momento es imposible.

P:¿Habrá también un encuentro con las autoridades del grupo islamista Hamás, grupo que aboga por la destrucción del Estado hebreo, con el fin de reducir la tensión del conflicto?

R: Nuestra misión es humanitaria y testimonial con todo el esfuerzo que ello supone. Queremos remover las conciencias rompiendo ese bloqueo ilegal que esta llevando al pueblo palestino, y más en concreto a los habitantes de Gaza a la catástrofe, al genocidio, ante la mirada impasible de nuestros gobernantes. En cuanto a Hamás, legalmente votada por los palestinos y palestinas y el resto de partidos a los que tienen derecho los palestinos y palestinas, ahí ya no entramos, eso es cosa legítima de los y las palestinas, elegir, dirimir, aceptar y discutiré, igual que en cada estado aceptamos lo que sale de las urnas, nos guste o no. Nuestra misión es romper el bloqueo y hacer un llamamiento para acabar con este bloqueo genocida. La política interna del pueblo palestino es legal y exclusivamente suya.

P: ¿Podrías decirnos desde cuándo formas parte de la Xarxa de Solidaritat amb Palestina?

R: Sí, claro, desde hace un millón de años, es que tengo muchos, ¿sabes? Mi primer viaje a la Palestina ocupada ilegalmente fue en 1983. ‘In situ’ empecé a ver, a comprender y a rebelarme contra aquellas pequeñas y grandes humillaciones que veía día a día en las que yo me fijo por mi sensibilidad extrema y que a lo peor hay personas que ni perciben. Ahí empezó mi compromiso. La Xarxa vino mucho después, hace poco relativamente en el tiempo. Yo me vi muchas veces sola frente al gran monstruo, pero afortunadamente las conciencias se van despertando del largo letargo y ahora no estoy sola, no estamos solos, somos cada vez más.

P:¿Qué acciones y labores se realizan desde la Xarxa para sensibilizar a los ciudadanos respecto a la situación palestina?

R: Te dire que la principal es el boicot a todos los niveles, pasando por el deporte hasta la Universidad. El problema con el boicot a Israel es que los productos no se producen necesariamente en Israel, el capital sionista está en todas partes, desde la Coca-Cola hasta L’Oreal y Motorola por citar algunos. Están tan diversificados que es casi imposible huir de ellos. Todos tenemos en casa, ahora mismo, algunos. Pero el boicot debe extenderse a los deportes, a la Universidad, a Eurovisión… Yo siempre me pregunto que hace Israel compitiendo en la copa de Europa o en Eurovisión si no son europeos, ¿por qué no compite Burundi? Aunque a mí eso de Eurovisión me parece de la Edad Media. A ese estado sionista, racista y genocida, que no respeta los Derechos Humanos, Europa le da trato preferente, que… esa es otra, ¿por qué? El boicot es nuestro objetivo fundamental, pero era mucho más fácil hacerlo con Sudáfrica.

P: ¿Cómo surgió la idea de que la Xarxa se sumara a la flotilla y cuál es su grado de implicación ante un tema de gran calado internacional?

R: Es obvio que la Xarxa, movimiento internacional, se una a cualquier acción de lucha pacífica (nosotros no tenemos armas, ni las queremos; es más, estamos en contra de ellas), se una a cualquier iniciativa que sirva para que la catástrofe palestina deje de serlo. Es una vergüenza y una hipocresía que nuestros gobiernos no lo hagan. Yo, personalmente, me avergüenzo de pertenecer a un estado que niega el pan y la sal a inocentes que han tenido la desgracia de nacer en el lugar y el momento histórico equivocado y son el obstáculo para los intereses de un estado artificial ilegal y terrorista como es el de Israel, al cual no respeto, ni acepto por el genocidio que desde hace más de 73 años lleva a cabo con el pueblo palestino legítimo y milenario habitante de la Palestina histórica. Claro que no culpo sólo a ese estado sionista, los culpables primeros son el estado de Inglaterra y EE.UU., y por último la U.E. que lo apoya incondicionalmente haga lo que haga.

Me da vergüenza ser ciudadana europea. Pero una cosa es ser ciudadana de y otra ser persona humana, lo primero viene dado por el lugar que naces, en lo segundo tú eliges y mi sueño es tener un día un pasaporte palestino, ¿entiendes? No hay derecho a tragar lo que estamos tragando. Palestina es la punta del iceberg. Los intereses de la banca mundial aceptados por los gobiernos, que ya no gobiernan, meramente son gestores de la banca contra los intereses de los ciudadanos y ciudadanas y del medio ambiente y, más en concreto, del pueblo palestino, primera víctima inocente de ellos, nos tienen tan indignados e indignadas (Hessel), que por fin parece ser que estamos reaccionando (José L. Sampedro). © Hortanoticas/C.Dubal/J.Entraigües.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here