Nous Espais exige a la promotora del edificio M-17 que asuma el incremento del IVA de las viviendas que no se hayan podido escriturar antes de mañana

0
80

Nous Espais ha exigido a la promotora Bigeco que asuma el incremento del IVA de las viviendas protegidas del edificio M-17 que no han podido escriturarse antes de la entrada en vigor de la subida del IVA que ocurrirá mañana día 1 de julio.
Pese a que la Conselleria de Territorio otorgó la calificación definitiva de las viviendas a principios del mes de junio, último trámite administrativo, no se han podido formalizar todas las escrituras. Son una minoría de los 135 adjudicatarios los que, por diversos motivos, no podrán firmar las escrituras antes del 1 de julio, pero el Ayuntamiento responsabiliza a la promotora del retraso en la entrega de los pisos y por ello exigió ayer a la promotora que sea quien asuma el sobrecoste por el 1 por ciento de IVA de estos adjudicatarios.

Desde Nous Espais ya se ha reclamado a la empresa promotora, Bigeco, que asuma este incremento. Además, en caso de que Bigeco no atendiera a esta exigencia, Nous Espais emprenderá las acciones legales oportunas para seguir defendiendo los intereses de los perjudicados.

Ya en su día, el propio concejal de Urbanismo, Santiago Martí, intermedió con Conselleria de Territorio para que agilizaran al máximo los trámites para otorgar cuanto antes la calificación definitiva y que los adjudicatarios pudieran tener cuanto antes sus viviendas, tras los retrasos de la promotora en la entrega de los pisos que debían haber estado acabados el año pasado. Se consiguieron las licencias de primera ocupación en tiempo récord para conseguir que no repercutiera la subida del IVA en los adjudicatarios lo que ha sucedido en la mayoría de los casos.

El retraso en la finalización de las obras es el principal argumento de la empresa municipal, que sostiene que en ningún caso es imputable a Nous Espais ni a los adjudicatarios, por lo que las consecuencias económicas derivadas del mismo deben ser asumidas por Bigeco. El desacuerdo entre promotora (Bigeco) y constructora (Dragados) por la deuda de la promotora a la constructora paralizó las obras en su día. El Ayuntamiento, desde el primer día, intentó mediar entre ambos con el fin de que los problemas no afectaran a los adjudicatarios. Después de varios meses de continua negociación, finalmente se alcanzó un pacto para reactivar la construcción del edificio y finalizar la obra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here