Morenilla dice que desconocía que existiera ninguna trama fraudulenta en la gestión de lodos en Emarsa

0
24

El ex gerente de la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales (Epsar), José Juan Morenilla, ha afirmado ante el juez que desconocía que existiera ninguna trama de lodos en la Entidad Metropolitana de Aguas Residuales (Emarsa) y ha negado que el ex gerente de esta última entidad, Esteban Cuesta, le haya dado dinero.
También ha aseverado que no conocía al empresario Jorge Ignacio Roca, principal imputado en la causa que investiga el supuesto desvío de dinero público a través de la gestión de la depuradora de Pinedo y que actualmente se encuentra en paradero desconocido.

Morenilla se ha pronunciado en estos términos en su primera declaración en calidad de imputado ante el titular del juzgado de Instrucción número 15 de Valencia. José Juan Morenilla, ingeniero técnico industrial, comenzó a trabajar en la Epsar en el año 1993, y en 2002 se le nombró gerente en funciones de la entidad, y así estuvo hasta 2011.

El imputado ha puntualizado que estuvo nueve años con este cargo en funciones porque él no quería ser gerente, algo que le manifestó tanto al ex conseller de Medio Ambiente, José Ramón García Antón, como luego a su sucesor, Juan Cotino.

El ex gerente de la Epsar ha mantenido a lo largo de su declaración que desconocía que hubiera algún tipo de irregularidad de Emarsa, y ha lamentado la “retahíla” de mentiras que se han dicho sobre él. Entre ellas, ha negado que Cuesta le entregara dinero.

También ha asegurado que desconocía que existiera ninguna trama de lodos y ha indicado que no conocía a Roca y que nunca ha trabajado en ninguna depuradora de la Comunitat Valenciana.

Preguntado sobre este último punto, por la coincidencia de que él haya trabajado durante un tiempo en Igualada, lugar en el que Roca tenía su residencia, ha manifestado que más que una “casualidad” se trata de una “fatalidad”, y ha insistido en que él no conoce a Roca.

Respecto a Cuesta, ha puntualizado que ambos mantenían una relación “estrictamente profesional”, y ha señalado que éste no le daba cuenta de la gestión de Emarsa. Así, en sus reuniones, lo que Cuesta le pedía, según ha añadido, era que la Epsar incrementara la financiación.

Sobre este tema, Morenilla ha explicado que todo el entorno de Emarsa y de la Emshi reclamaba “continuamente” que la Epsar incrementase la financiación. En concreto, ha citado hasta 16 reuniones del Consejo de Administración de Emarsa en las que se hicieron continuas referencias a que la Epsar no financiaba todos los gastos de Emarsa, por lo que se afirmaba que existía un “déficit estructural”.

Esto quiere decir, tal y como ha apuntado el ex gerente, que Epsar “jamás” ha financiado los gastos de Emarsa: “financió los gastos de explotación de la EDAR de Pinedo, apoyados siempre por certificaciones de explotación, y estos gastos de explotación eran inferiores a los gastos de Emarsa, por eso hubo que liquidar la sociedad”, ha dicho.

“Son 16 reuniones del Consejo de Administración a lo largo de años en las que se ha manifestado por consejeros retribuidos que se incrementase la financiación de Epsar, lo que motivó un asedio constante por parte de estos señores hacia la Epsar y hacia el declarante y sus antecesores”, ha agregado.

Con todo, Morenilla ha asegurado que el déficit de Emarsa se fue cubriendo año a año por su propietario, la Emshi, que cubrió una ampliación de capital de ocho millones de euros, y las pérdidas de 2008 y 2009 de un millón de euros cada año, más la liquidación de la sociedad, “y todo ello sin ningún informe técnico que evaluase en que se gastaba el dinero su empresa instrumental”, ha apostillado.

Interrogado sobre los convenios firmados entre Epsar y Emshi, ha señalado que los textos de los convenios son “estándar”. Respecto al firmado en 2002, ha explicado que en su redacción participó todo el personal de Epsar, el departamento jurídico, el de explotaciones y él mismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here