Moncada apuesta modificar poco a poco el PGOU ante la situación de las arcas y al existir otras necesidades prioritarias

0
82

Tal y como informó Hortanoticias.com, el pleno del Ayuntamiento de Moncada, celebrado ayer, aprobó la modificación puntual nº 11 del Plan General de Ordenación Urbana, que supone una amplia reforma del texto que rige la plantificación urbanística en el municipio, con los votos a favor del PP y en contra del PSPV y la abstención de Compromís.
Del PGOU, que data de 1989, se han cambiado alrededor de 90 normas con el fin de subsanar las que están obsoletas, dotar de uniformidad estética a algunas zonas del casco urbano, simplificar la norma y también modificar normas contradictorias. Además también se pretende dar por primera vez regulación y limitación a la implantación de antenas de telefonía móvil, “estableciendo criterios de distancia y seguridad para los vecinos, puesto que es un tema que ha creado cierta alarma entre la población” según expresó el edil de urbanismo durante su intervención.

En esta línea cabe apuntar que ayer mismo se retiraba una antena de telefonía móvil situada en las inmediaciones del colegio público Doctor Vicente Trenco, una reivindicación de los padres y madres del alumnado que con el respaldo de la edil de educación se ha llevado a cabo. Así y con la aprobación del punto se evitará que las empresas de telefonía puedan implantar sus antenas en cualquier espacio del casco urbano ya que ahora este aspecto vendrá regulado y encaminado a la protección de los colectivos más sensibles, situándolas a una distancia mínima de 200m.

Con esta rectificación se flexibilizan normas que rigen las compatibilidades entre el uso comercial y residencial con la intención de reactivar la economía local. Así, a las compatibilidades de residencial y comercial se añade una rebaja al número de metros exigidos para construir una vivienda en determinadas parcelas. Por ejemplo, antes para construir en Masías se exigía un mínimo de 400m², y con la revisión aprobada el mínimo pasa a ser de 300m².

Entre otros aspectos, con esta modificación se pretende facilitar el acceso a la vivienda con la construcción de viviendas unifamiliares más pequeñas y asequibles que también puedan destinarse a viviendas de promoción pública.

La revisión de las normas urbanísticas también permitirá que los vecinos que tengan plantas bajas puedan convertirlas en locales comerciales, encaminándose a la creación de negocios y consiguiente generación de empleo, y también a la inversa; que los propietarios de locales comerciales puedan convertirlos en viviendas.

Entre otros aspectos el cambio también contempla la adaptación a las normativas vigentes en el plano estatal y autonómico y una nueva regulación para zonas como el casco urbano de San Isidro de Benagéber.

Tal y como apuntó el edil de urbanismo Luis Botella manifestó que “nos hubiera gustado realizar una revisión completa del Plan General, sin embargo la situación de las arcas municipales y las necesidades prioritarias que debemos atender nos hacen dejar al margen este proyecto e ir modificando puntualmente el PGOU”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here