Mislata sigue con un solo médico de urgencias para atender a 50.000 vecinos

0
127

Mislata-hospital-militar-urgenciasEl continuo desmantelamiento de los servicios asistenciales del Hospital Militar, en contra de los compromisos adquiridos por la Generalitat, está provocando un deterioro en la sanidad pública de Mislata que ha llegado ya a una “situación insostenible”, según denunció el Ayuntamiento.

La gota que ha colmado el vaso ha sido el recorte en el personal facultativo de Urgencias, que se ha quedado con un solo médico para atender a las 50.000 tarjetas sanitarias que tiene Mislata. Y si este médico tiene que salir del centro para atender una urgencia domiciliaria, como ya ha ocurrido, la población se queda desatendida, según fuentes municipales.

El servicio de urgencias del Hospital Militar debería estar dotado de tres médicos de Medicina General, atendiendo al número de habitantes de Mislata. De hecho, poblaciones vecinas como Manises o Quart de Poblet disponen de dos médicos con casi la mitad de población.

Por eso, según denuncia el alcalde, Carlos Fernández Bielsa, “en Mislata nos sentimos maltratados por el Partido Popular y no vamos a consentirlo. Saldremos a la calle las veces que haga falta para exigir a la Conselleria de Sanidad una respuesta inmediata, porque en esta situación antes o después ocurrirá una desgracia”.

La situación crítica que se vive en la puerta de urgencias del Hospital Militar se remonta a principios del mes de julio y desde entonces ha sido denunciada reiteradamente por los profesionales del centro, pero la empresa no ha puesto ninguna solución. Para Bielsa, el desmantelamiento del centro obedece únicamente a “criterios de rentabilidad económica, sin tener en cuenta la calidad del servicio que se presta a los ciudadanos de Mislata. Y con la sanidad no se juega”.

Según fuentes municipales, Mislata, con cerca de 50.000 tarjetas sanitarias, representa el 25% de la población total del Departamento de Salud de Manises, “pero es el municipio con peor servicio. Desde que la Generalitat decidió incluir a Mislata en el área de Manises y privatizar así su sanidad, el deterioro de los servicios asistenciales en la ciudad ha sido constante. Ni las movilizaciones vecinales ni la presión del Ayuntamiento, que este mismo año aprobó una moción para exigir la dimisión del conseller, han servido para que la Generalitat cumpla su palabra”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here