Mislata se decanta por una solución alternativa al no poder pagar lo que exige Valencia por la línea 95

0
25

El alcalde de Mislata, Carlos Fernández Bielsa, va a convocar un pleno extraordinario para aprobar un convenio con la Agencia Valenciana de Movilidad que garantice el servicio de autobús a los mislateros. Bielsa se ha decantado así por la solución alternativa a la EMT después de que el presidente de la entidad, Alberto Mendoza, ofertara la línea 95 a un precio inasumible para Mislata y que oscila entre los 159.002 y los 282.167 euros.
Según el primer edil, en la reunión del pasado martes ya advirtió al responsable de la EMT que la situación económica del Ayuntamiento no permitía cofinanciar la línea de autobús más allá de los 100.000 euros que ofreció hace unas semanas a su antecesor en el cargo, Alfonso Novo, para mantener la línea 7.

Tras este primer encuentro, el alcalde de Mislata tuvo la sensación de que en la empresa pública serían sensibles con las ataduras económicas de Mislata, sin embargo, la propuesta realizada de ampliar la línea 95 para que entre en el municipio de l’Horta supone un gasto para el Consistorio mislatero de entre 159.002 y 282.167 euros, dependiendo de la rentabilidad de la línea. Para Bielsa, la nueva propuesta de la EMT, que rompe el principio de acuerdo económico alcanzado a principios de semana.

Con estas nuevas condiciones, Bielsa considera que la propuesta es “muy diferente a lo acordado inicialmente” por lo que va a cerrar con la AVM una solución alternativa. Además, la propuesta de Valencia incluye otros condicionantes que tampoco convencen a Mislata, como el hecho de que la línea planteada no llegue al centro de Valencia.

“Los vecinos de Mislata que utilizaban el 7 eran en su mayoría trabajadores y personas mayores que iban al Mercado Central, la Plaza de la Reina o el Ayuntamiento, y con esta propuesta no lo van a poder hacer”, explica el alcalde quien, además, destaca que la entrada en vigor planteada por Valencia sería el 1 de enero de 2013, “dejando Mislata sin servicio durante dos meses”.

Luz verde al Plan B

Por todo ello, el alcalde de Mislata ha decidido poner en marcha el plan B que tenía preparado por si la EMT al final no aceptaba la oferta. A lo largo de las últimas semanas, Bielsa ha ido cerrado un acuerdo con la Agencia Valenciana de Movilidad que ahora trasladará al pleno de la Corporación Municipal para su aprobación.

El alcalde asegura que es “un buen acuerdo” y que servirá “para conectar los autobuses amarillos de Metrobús con todas las arterías de la EMT, de manera que los vecinos de Mislata puedan desplazarse con un solo transbordo a cualquier parte de la ciudad de Valencia”.

La combinación más ventajosa para los vecinos de Mislata será la de la Línea 150 de Metrobús con la línea 81 de la EMT, que coinciden en varias zonas limítrofes como Castán Tobeñas o el Hospital General y les llevarán hasta el centro de Valencia o las Universidades. Pero, además del 81, que vendría a sustituir al 7 porque tienen casi el mismo recorrido, el convenio también incluye conexiones directas de la L-150 con otras líneas de la EMT como la 79, la 80, la 89 y la 90.

Por último, el convenio incluye la conexión de los autobuses que atravesarán Mislata (L-150) con el Metrorbital, que discurre por toda la ronda sur de Valencia y que daría servicio a los mislateros a zonas como la nueva Fe, el cementerio o la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here