Mislata proyecta mejoras urbanísticas en la zona de Cardenal Benlloch por valor de 1, 3 millones

0
44

El Ayuntamiento de Mislata sigue en marcha con su plan de inversiones urbanísticas en todos los barrios de la población. Después de actuar sobre otras zonas del casco urbano con idénticos objetivos, el Gobierno municipal ha decidido ahora actuar en la zona de Cardenal Benlloch y Almassil con el fin de “modernizar el aspecto urbano del barrio con un proyecto integral que mejorará la imagen de sus calles y las hará completamente accesibles”, explica el alcalde, Manuel Corredera.
Los servicios técnicos ya han redactado un proyecto que cuenta con un presupuesto de licitación de 1.338.921 euros y que se financiará gracias a las subvenciones aprobadas por la Generalitat dentro del Plan Camps. El proyecto recoge todas las actuaciones que conformarán la reurbanización del barrio y que incluye la eliminación de barreras arquitectónicas, la sustitución de los colectores de aguas, la ampliación de aceras, el reasfaltado y la renovación de farolas, alcorques e imbornales.

La zona afectada por el proyecto de mejora engloba la mayor parte de la calle Cardenal Benlloch y sus adyacentes, además de la zona del Almassil, donde también se realizarán importantes inversiones. El grueso de la actuación se centrará en la sustitución del pavimento de la calles, reasfaltando toda la zona y renovando la pintura vial, “una actuación muy necesaria que le dará a las calles un aspecto más limpio, moderno y habitable” puntualiza el alcalde.

Además, muchas de las calles adyacentes de Cardenal Benlloch cuentan con aceras excesivamente estrechas para el tránsito de los peatones, lo que también impide que puedan circular por ellas personas con movilidad reducida. A partir de ahora, gracias a este proyecto, se ensancharán las aceras de paso para peatones, se restaurarán los vados existentes destinados a personas con discapacidad y se construirán nuevos para eliminar todas las barreras para cumplir con las actuales normativas de accesibilidad.

La renovación de las aceras incluirá también la construcción de nuevos alcorques para los árboles, que a partir de ahora estarán integrados en la propia acera, y se sustituirán los colectores y los imbornales de recogida del agua. Por último, el proyecto contempla la renovación de las actuales farolas adosadas a las fachadas de los edificios por modernas luminarias de columna que eliminarán la contaminación lumínica y supondrán un considerable ahorro energético.

El proyecto cuenta con un plazo de ejecución de diez meses. Durante este tiempo, el tráfico rodado de la zona se verá afectado por los cortes de calles necesarios para ejectuar las obras. Por ello, Corredera pide al vecindario “un poco de paciencia y comprensión porque se trata de actuaciones muy necesarias para el barrio y que redundarán en beneficio de toda la ciudadanía”. No obstante, el Ayuntamiento ha previsto un plan de actuación por tramos, con el objetivo de alterar lo menos posible el tráfico rodado y reducir al máximo las molestias a la ciudadanía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here