Mislata exige a la Generalitat que las urgencias no cierren por la tarde en verano

1
127

Mislata.-Ayuntamiento-1

El Ayuntamiento de Mislata ha tenido conocimiento hoy de la decisión de la Conselleria de Sanitat y de la empresa privada que gestiona el Departamento de Salud de Manises de cerrar los servicios de urgencias de atención primaria por las tardes a partir del 1 de junio. Esta decisión, que ya está siendo comunicada a los facultativos del servicio, ha provocado una enérgica protesta del gobierno municipal, y a la que se ha sumado el Ayuntamiento de Quart de Poblet, que ve en este nuevo recorte “un ataque más a la sanidad púbica de los mislateros y mislateras, que está llegando a una situación insostenible”, asegura el alcalde, Carlos Fernández Bielsa.

En el caso de Mislata, este nuevo recorte en el horario vespertino del servicio de urgencias se une al desmantelamiento del antiguo Hospital Militar, que la Generalitat prometió convertir en un hospital de referencia, pero que en la actualidad se encuentra en una situación crítica por la falta de medios técnicos y recursos humanos, tal y como vienen denunciando desde hace años tanto el Ayuntamiento como el Pacto por la Sanidad y todas las asociaciones vecinales que lo conforman. Además, el propio alcalde recuerda todas las reuniones solicitadas al conseller Manuel Llombart desde el Ayuntamiento y desde el Pacto por la Sanidad. Y avisa: “Si no quiere recibirnos, iremos nosotros a la Conselleria”.

Mislata, con cerca de 50.000 tarjetas sanitarias, representa el 25% de la población total del Departamento de Salud de Manises, pero para el Consistorio “somos el municipio con peor servicio. Desde que la Generalitat decidió incluir a Mislata en el área de Manises y privatizar así su sanidad, el deterioro de los servicios asistenciales en la ciudad ha sido constante. Ni las movilizaciones vecinales ni la presión del Ayuntamiento, que incluso ha aprobado mociones en Pleno para exigir la dimisión del conseller, han servido para que la Generalitat cumpla su palabra”.

“Cuatro años después, los vecinos de Mislata no han visto ni rastro de aquellos seis millones de euros en inversiones prometidas y los servicios sanitarios del Hospital Militar, lejos de ampliarse, se han ido desmantelando. A día de hoy, el centro sigue sin contar con urgencias pediátricas, ni área de radiodiagnóstico, ni servicio de cirugía ambulatoria, ni unidad de ingreso de corta estancia, ni centro de planificación familiar ni las 21 especialidades médicas prometidas. Nada de nada. Sólo mentiras y más mentiras”, concluye Bielsa.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here