Mislata denuncia que la Generalitat rechaza reabrir la Oficina de Ayuda a Víctimas del Delito

0
35


Las medidas del Consell para reducir el gasto llegaron también a la Fundación FAVIDE, que tuvo que aprobar un ERE para despedir a la mayor parte de los abogados que tenía en nómina y, por tanto, obligar a cerrar muchas de las oficinas que funcionaban en la Comunitat.

Dado el elevado censo de población de Mislata, más de 45.000 personas, y las cifras de usuarios atendidos en la OAVD de la localidad, el Ayuntamiento solicitó “encarecidamente” a la Generalitat que reconsiderara su postura e hiciera un esfuerzo para reabrir la oficina. “Pero todas estas súplicas han caído en saco roto y la Concejalía de Mujer y Políticas de Igualdad ha recibido de nuevo por escrito la negativa de la Generalitat, por lo que los ciudadanos de Mislata se quedan definitivamente sin este servicio público”, informan desde el Consistorio mislatero.

El alcalde de Mislata, Carlos Fernández Bielsa, ha asegurado que “la política del tijeretazo en servicios públicos que está llevando a cabo la Generalitat es indignante, pero en este caso concreto, cuando se trata de mujeres que son víctimas de violencia machista, los recortes dejan en una situación de desprotección ante el maltrato”.

Además, Bielsa explica que la situación es muy preocupante porque “era un servicio absolutamente necesario y muy utilizado, como demuestran los informes de actividad de la oficina en los últimos años”.

De hecho, desde que no existe este servicio en Mislata, las mujeres que son víctimas de violencia de género no les queda más remedio que desplazarse a otras localidades donde la Generalitat sí ha mantenido su oficina o acudir directamente a la Comisaría de la Policía Nacional de la ciudad, que en estos primeros meses de 2012 ya ha atendido 21 casos.

El año pasado, la Oficina de Atención a las Víctimas del Delito de Mislata atendió a 257 personas, de las que 112 acudieron por casos de violencia de género, 68 españolas y 44 de nacionalidades extranjeras. La mayoría de mujeres que atendía la oficina eran por denuncias de agresiones físicas o psicológicas, pero también recibieron casos de agresiones sexuales y de quebrantamientos de órdenes de alejamiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here