Mislata completa la modernización del entorno de Padre Llansol y el barrio de San Francisco

Año tras año, el Ayuntamiento de Mislata sigue ejecutando el modelo urbanístico basado “en la recuperación de espacios para la ciudadanía y el compromiso con la accesibilidad”. En cada ejercicio se van renovando distintas calles y barrios de la ciudad, en esta ocasión han sido el entorno de la calle Padre Llansol, una de las zonas más transitadas a pie por la cercanía de centros educativos, deportivos y sanitarios, y el barrio de San Francisco, donde se encontraban las calles más degradadas de la ciudad.

Reurbanización Padre Llansol-1Los dos proyectos que ahora han finalizado han dejado estos nuevos espacios urbanos con un diseño similar al que ya se empleó en las calles Regatxo, Buenos Aires, Marcos Porta o San Antonio y que responden, explica el alcalde, Carlos Fernández Bielsa, “a un modelo de urbanismo que pretende ganar espacio para los peatones, sobre todo aquellos con movilidad reducida, dándoles prioridad sobre los vehículos”.

Las dos zonas en las que ha actuado el Ayuntamiento presentan ahora aceras mucho más amplias y con nuevo mobiliario urbano. Además, las calles son ahora completamente accesibles tras la eliminación de las barreras arquitectónicas que presentaban algunos vados, el desplazamiento de farolas y cuadros de luces que había en las aceras y eran un obstáculo para los peatones o la instalación de pavimentos táctiles y direccionales en los pasos de peatones (para viandantes con discapacidad visual). En cuanto a las calzadas, el Ayuntamiento también ha repavimentado todas las calles que presentaban baches o síntomas de degradación.

El proyecto del entorno de Padre Llansol incluía también las calles Andalucía, l’Eliana, Campanar, Castellón, Cid y la avenida Buenos Aires. La concejala de Urbanismo, Teresa Peñarrubia, asegura que tras las obras, ya finalizadas, “se ha modernizado una zona por la que pasan a diario miles de vecinos, convirtiendo sus calles, y sobre todo sus aceras, en espacios más cómodos y seguros para la ciudadanía”. Estas calles son lugar de paso para llegar, por ejemplo, a los colegios Ausiàs March, Amadeo Tortajada y Jaume I, al centro de salud, al polideportivo de La Canaleta o al centro sociocultural La Fábrica.

La segunda de las actuaciones, también concluida, ha afectado a varias calles del barrio de San Francisco, concretamente, a Obispo Irurita, Alicante, Isabel la Católica, Santa Teresa y Vall d’Albaida. Esta zona de Mislata contaba con unas aceras muy antiguas que pedían a gritos una renovación urgente para garantizar la seguridad de los viandantes. En ambos proyectos, al tratarse de proyectos de reurbanización integral, se han modernizado también sus infraestructuras, ampliando los imbornales y renovando el alumbrado.

Las mejoras se han completado en unos cuatro meses y la inversión total de los dos proyectos ha rondado los 600.000 euros: 269.734,47 euros para el del barrio de San Francisco y 325.194,64 euros para el de Padre Llansol. Estas actuaciones estaban incluidas en el Plan de Inversiones Financieramente Sostenibles de la Diputación de Valencia.


 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *