Mislata aprueba un presupuesto de 33, 7 millones de euros entre quejas de oscurantismo desde la oposición

0
63

El Pleno del Ayuntamiento de Mislata, con los únicos pero suficientes votos del PP y los votos en contra de PSPV y EU, ha aprobado un presupuesto de 33, 7 millones de euros para 2010. Mientras el Gobierno municipal ha defendido la austeridad y el compromiso social que reflejan las cuentas para este ejercicio, la oposición se ha centrado en la falta de transparencia y la ocultación de datos que han impedido, aseguran, que hayan podido presentar enmiendas al texto.
Durante el debate plenario, la concejal de Hacienda, Ligia Rodrigo, ha comenzando admitiendo la tardanza de los presupuestos y lo ha justificado en una serie de contratiempos que han hecho “más complicado si cabe” cuadrar las cuentas municipales, como el recorte en las transferencias del Estado, la caída de los impuestos indirectos, el conflicto con la interventora municipal o el compromiso de reanudar las obras del aparcamiento de Música Ibars, de las que se ha hecho cargo el Ayuntamiento.

A pesar de todos estos condicionantes, Rodrigo ha calificado estos presupuestos de “ajustados, realistas y claros”. Este año, el gobierno municipal ha tenido que aplicar recortes en todas las partidas del capítulo de gastos, motivados por la disminución de los ingresos, hasta completar “un plan de austeridad que es sin duda la principal característica de estos presupuestos municipales”.

Incremento en servicios sociales

Las únicas partidas que se han quedado a salvo de los recortes y las austeridades han sido las partidas sociales que se han incrementado en un 50% para poder atender a todas las familias que están pasando por una situación complicada a causa de la crisis económica. En tan sólo dos años, el número de familias de Mislata que ha recurrido a los servicios sociales del Ayuntamiento se ha triplicado, pasando de los mil usuarios anuales a casi 3.000 solicitudes.

Solamente en ayudas directas a los vecinos, el Ayuntamiento ha incrementando el gasto de 1.667.774 euros gastados en 2009 a los 2, 5 presupuestados para 2010, lo que significa un incremento del 50%. Estas ayudas directas incluyen el servicio de ayuda a domicilio, las becas de guardería y comedor, las comisiones para alquiler, agua, luz y gas, los vales de alimentos, los vales de alimentación infantil, la ayuda económica familiar o las subvenciones para la compra de gafas, audífonos y similares.

Por último, la concejal de Hacienda ha hecho especial hincapié en la sesión de hoy en que este esfuerzo por multiplicar el gasto social tiene un doble mérito porque se ha conseguido “manteniendo el compromiso del PP de no subir los impuestos y teniendo en cuenta que los ingresos del Consistorio han bajado sustancialmente por dos motivos fundamentales: la práctica desaparición del impuesto de construcciones (ICIO) y el tijeretazo de Zapatero en las transferencias del Estado, ya que este año nos han quitado un millón y medio de euros respecto al año pasado”.

Falta de información

La oposición, por su parte, ha centrado su discurso en la manera de tramitar los presupuestos pues, la falta de informes remitidos a los grupos de PSPV y EU ha impedido que estos pudieran realizar enmiendas al texto. Y es que, mientras el día 23 de junio se les remitió un informe de apenas 17 folios con las partidas de ingresos y gastos, hasta el día antes del pleno, no se les entregó la memoria completa y, cuando intentaron presentar enmiendas estas no fueron aceptadas porque habían entrado “fuera de plazo” ya que los diez días reglamentarios comenzaron a contar el día 24 de junio.

El PSPV ya ha anunciado que va a impugnar el pleno de esta semana y la aprobación del presupuesto ya que “no han existido garantías y han ocultado la documentación, impidiendo que se pudieran presentar enmiendas”.

Respecto al contenido, el PSPV ha destacado que es “el peor presupuesto para Mislata, con la deuda más alta de la historia, antisocial y oscuro”. Los socialistas han criticado con contundencia “el gasto exagerado del ayuntamiento y el despilfarro incontrolado constatado en el presupuesto”.

Aseguran que “el PP sigue gastando sin control en lugar de abrocharse el cinturon”. Y además denuncian que “se ha elaborado a prisa, corriendo y mal”. Desde el PSOE destacan que las inversiones del PP para 2010 “se han anulado en la práctica, por la fracasada política de aparcamientos del PP que han llevado a la ruina las arcas municipales”.

Para los socialistas, además, es patente la falta de diálogo tanto con la oposición como con los vecinos, ya que con la nueva plantilla de trabajadores se ha aprobado “una privatización de los conserjes de los colegios públicos, que ni los centros ni los padres querían”. “No escuchan a los ciudadanos, imponen su criterio”, afirman los socialistas. En resumen, los socialistas califican de “despropósito rotundo” que, pese al esfuerzo en recortar los gastos de personal por parte de la administración central, el PP de Mislata haya decidido aumentar esta partida, algo “inadmisible e intolerable, especialmente por el estado lamentable en el que se encuentra la economía del Ayuntamiento de Mislata, con un plan de saneamiento que el PP no cumple”.

Los socialistas han puntualizado que “si no fuera porque el PP tiene previsto ingresar 6.370.000 euros por la venta de unas plazas de aparcamiento que aún no han salido a la venta, el presupuesto aprobado hoy tendría como resultado un excesivo y abultado déficit”.

Enmiendas fuera de plazo

Por su parte, EU intentó presentar dos enmiendas el pasado día 13 con la poca información de que disponían y, por ello, una de ellas supone la relación de hasta sesenta propuestas para que el equipo de Gobierno elaborara los presupuestos. La falta de información y de partidas concretas obligó a remitir una simple lista de propuestas y proyectos que, en su opinión, debían de incluirse en las cuentas de 2010.

La otra enmienda proponía aumentar la partida de Educación en 169.960 euros para financiar las 14 mensualidades de los ocho conserjes, cantidad que proponía rebajar de la partida de Trabajos realizados de otras empresas puesto que la intención del equipo de Gobierno es privatizar el servicio de conserjería de los colegios públicos.

Las enmiendas no han sido tratadas en comisión ni en pleno porque llegaron fuera de plazo. Tampoco el PSPV pudo presentar enmiendas a las bases del presupuesto ya que no dispusieron de estas hasta días después de que se cerrara el plazo de presentación de enmiendas.

Esta circunstancia ha centrado las críticas de la bancada de la oposición aunque también ha habido desacuerdo con el contenido de los presupuestos que, para EU, “continúan la burbuja de política económica neoliberal”. Y ha añadido que se trata de unos presupuestos que se elaboran “sin tener en cuenta que unas cuentas verdaderamente sociales debieran de haber tenido en cuenta la transversalidad en las políticas de igualdad, integración y solidaridad y priorizando verdaderas políticas activas en servicios sociales dentro del área de bienestar social”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here