Mislata analizará el ADN de los excrementos de perro que encuentre en la calle y sancionará a sus dueños

Mislata ha decidido plantarle cara al problema de las heces de perro planteando una medida que pretende ser definitiva. Después de intentarlo con campañas de concienciación y después de construir pipicanes en prácticamente todos los parques de la ciudad, el Ayuntamiento ha decidido dar un paso más, convencido de que con esta nueva propuesta acabará, de una vez por todas, con la presencia de heces en las calles de Mislata: pondrá en marcha un sistema para analizar el ADN de los excrementos y sancionar a los dueños de los perros.

Perros Mislata-1Mislata se convierte así en el primer municipio del área metropolitana en elaborar un banco genético de todos sus canes, a partir de una sencilla analítica de sangre o saliva que los dueños de mascotas estarán obligados a realizar, tal como establece la Ordenanza Municipal de Tenencia y Protección de los Animales Domésticos aprobada inicialmente ayer por el Pleno.

Cuando la normativa esté aprobada definitivamente, el Ayuntamiento lanzará una campaña para informar a la ciudadanía y especialmente a los propietarios de mascotas de la obligatoriedad de realizar el análisis de sangre a todos los perros, con la intención de obtener una muestra de ADN y así determinar el genotipo del animal. “Estos análisis de sangre serán gratuitos hasta el 31 de diciembre de 2016”, confirma el alcalde, Carlos Fernández Bielsa. Finalizado este plazo, será el propietario quien tenga que pagar la extracción.

La muestra servirá para poder asociar los excrementos hallados en la vía pública con el dueño del perro responsable de dicha deposición. El personal encargado de la limpieza viaria que detecte un excremento en la calle recogerá una muestra, se enviará al laboratorio y sus resultados se confrontarán con el banco genético para determinar con exactitud el nombre del perro y el de su dueño. Para que el procedimiento tenga validez, la Policía Local garantizará en todo momento la cadena de custodia, desde la recogida hasta su llegada al laboratorio.

Las sanciones van desde los 100 euros por orinar en el mobiliario urbano, los 200 euros por no recoger las deposiciones fecales o los 300 euros por dejar que los animales orinen o defequen en áreas de juegos infantiles. Además, los propietarios que no tengan censados a sus perros en el banco de ADN recibirán una sanción de 300 euros y un plazo máximo de un mes para hacerlo de forma obligatoria.

En una ciudad urbana como Mislata y con una elevada densidad de población, la presencia de heces de perro en las calles se había convertido en un problema de primer orden. Aunque los comportamientos incívicos de los dueños de mascotas se dan en todas las poblaciones, Mislata había detectado en los sondeos ciudadanos que realiza cada verano y en la campaña Alcalde de barrio “que el nivel de preocupación de los vecinos por este tema es importante y que no podíamos quedarnos de brazos cruzados”. “Somos conscientes de que el hecho de ser los primeros en analizar el ADN implica ciertos riesgos, pero estamos convencidos de que saldrá bien”, concluye Bielsa.


 
 
 

Una Respuesta de Mislata analizará el ADN de los excrementos de perro que encuentre en la calle y sancionará a sus dueños

  1. Carlos 28 de mayo de 2016 en 12:49

    Mucho me temo que se quedará en una medida para amedrentar a los incivicos. Dudo que el ayuntamiento tenga los recursos necesarios para implantar esa medida de forma efectiva. Ojala me equivoque!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *