Medio Ambiente licita por 32, 5 millones de euros las obras de ampliación de la potabilizadora de Manises

0
50

La Conselleria de Medio Ambiente, Agua, Urbanismo y Vivienda, a través de la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales (EPSAR), ha sacado a licitación las obras de ampliación de la planta potabilizadora de la Presa en Manises con un presupuesto base de 32, 5 millones de euros para un proyecto que permitirá mejorar la calidad de agua de consumo de Valencia y el área metropolitana.

La Presa es una de las mejores instalaciones de potabilización de España y abastece en la actualidad, junto a la planta de Picassent, a alrededor de 700.000 habitantes de la ciudad de Valencia y de su área metropolitana. Las obras de ampliación consistirán en el aumento de la capacidad de tratamiento de la estación para garantizar las necesidades de la población en los días de mayor consumo.

En concreto, la potabilizadora de Manises cuenta con una capacidad de tratamiento de 3, 40 metros cúbicos por segundo que se ampliará en 2 metros cúbicos más, por lo que alcanzará una capacidad de tratamiento total de de 5, 40 metros cúbicos por segundo. A través de esta planta, se logra que la ciudad de Valencia y su área metropolitana pueda beber el agua procedente fundamentalmente del canal Júcar-Turia, en un 75%, y del río Turia en un 25%.

La Conselleria de Medio Ambiente también incrementará las instalaciones de pretratamiento y bombeo del agua bruta, y construirá una nueva estación de bombeo de agua tratada.

El pasado mes de agosto, el Pleno del Consell habilitó a la EPSAR para contratar estas obras. Además, la potabilizadora de Manises fue una de las infraestructuras hidráulicas de la Comunitat que recibió la visita este verano de una delegación del estado de Sao Paulo, en Brasil, para conocer el funcionamiento de las instalaciones de agua de la Comunitat.

El tratamiento del agua en este tipo de instalaciones consta de cinco fases. La primera de ellas es la de pretratamiento, oxidación y desinfección de cabecera; la segunda, coagulación, floculación y decantación. Por su parte, la tercera fase consiste en la filtración y es el proceso más importante del tratamiento, ya que es la última barrera de retención mecánica de partículas antes del consumo.

Por último, la cuarta y la quinta fase del tratamiento se centran en la desinfección por ultravioletas y residual, con lo que se garantiza que el agua llegará al usuario con las condiciones de potabilidad adecuadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here