Marzá defiende que la supresión de unidades concertadas de Bachillerato responde a criterios “objetivos” de racionalización del gasto público

0
431

El conseller de Educación, Vicent Marzá, se ha mostrado hoy firme respecto a la supresión de los conciertos educativos en la educación post-obligatoria a pesar de la manifestación que este fin de semana reunió en Valencia a varios miles de personas en contra de la supresión de unidades de Bachillerato concertadas. Preguntado por si revisará su postura en un acto al que ha asistido en la Diputación, Marzá ha asegurado que esta decisión ha sido dialogada y era conocida por todos los sectores de la comunidad educativa.

Aunque ha reconocido que se estudiarán las alegaciones que se presenten en el periodo de información pública, el conseller ha insistido en que la supresión de 31 unidades en 25 centros responde a criterios objetivos de racionalización del gasto público: “no se puede gastar dinero en una oferta educativa concertada que ya se ofrece en los centros públicos”.

Centros de Paterna (El Armelar) y Godella (Domus) se habían sumado a las protestas por la supresión de unidades concertadas. El conseller ha explicado que, una vez concluidos los conciertos y de cara al próximo curso, se analizó, en primer lugar, cuál era la oferta pública y, después, se estudió qué necesidades de unidades en escuelas privadas eran necesarias para cubrir toda la demanda. Y a esas unidades necesarias es a las que se han limitado los conciertos, ha dicho.

Respecto a las unidades suprimidas, se ha referido a que son de 1º de Bachillerato y ha garantizado que todos los alumnos que han hecho este curso en unidades concertadas, podrán seguir en el mismo centro para cursar 2º. Es decir, que la medida afectará a las nuevas incorporaciones a los estudios de Bachillerato.

Ha reconocido, sin embargo, que los alumnos que terminen 4º de la ESO en un instituto es posible que tengan que cambiar de centro si la especialidad que quieren cursar no se encuentra disponible en el suyo en unidades concertadas. En este caso, ha dicho Marzá, las familias pueden matricular a sus hijos en un centro con esa especialidad público o concertado, puesto que se garantiza que la oferta es suficiente, o mantenerlo en ese mismo centro asumiendo el pago de una escuela privada.

Sobre la supresión de unidades de Formación Profesional, el conseller ha explicado que se pretende adaptar la oferta formativa a las necesidades del mercado laboral y del nuevo modelo productivo de la Comunitat porque hasta ahora la oferta se regía por la demanda de los estudiantes y no por la capacidad real del mercado de absorber a esos profesionales.

Y sobre las unidades de Primaria suprimidas, Marzá ha insistido en que la Conselleria se ha limitado a cumplir “escrupulosamente la ley estatal” al respecto: el concierto es un contrato que establece el número de alumnos por unidad y si no se alcanza ese número, se suprime el concierto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here