Martí se reafirma en la buena gestión de Nous Espais mientras PSPV pide su dimisión y el Bloc, la disolución de la empresa

0
26

La empresa pública Nous Espais de Torrent se ha convertido en el epicentro del debate político municipal. Se esperaba la reunión extraordinaria de la Junta General como agua de mayo para aclarar las polémicas surgidas sobre su gestión pero los tres partidos con representación municipal salieron de ella con visiones totalmente enfrentadas sobre el presente y futuro de la empresa.
El concejal de Urbanismo y consejero delegado de Nous Espais, Santiago Martí, se mostró muy satisfecho por el trabajo realizado desde la empresa en los dos años y medio de gestión del PP. Defendió el trabajo de la empresa con cifras que, a su juicio, avalan su buena gestión como los 73 acuerdos adoptados, la creación de la Agencia de Alquiler y la entrega de 173 viviendas protegidas hasta el momento, además de las 135 que se entregarán próximamente y las 168 ya adjudicadas.

“Los problemas de Nous Espais acabaron hace dos años y medio”, insistió Martí, en referencia a la etapa gestionada por los socialistas: “se acabaron las cuatro tarjetas de crédito, las comidas y los puros a costa de la empresa”.

Dimisión

El PSPV, por su parte, no quedó satisfecho con las explicaciones del consejero delegado pues, según aseguran, no contestó a ninguna de las preguntas que los socialistas le formularon en referencia a la recalificación de algunos pisos protegidos y, sobre todo, al despido, considerado improcedente, del ya ex gerente de la empresa, José Fermín Doménech, al que hubo que indemnizar con 68.000 euros.

En la Junta General de Nous Espais, el portavoz socialista, José Veiga, propuso que la empresa iniciara una nueva etapa presidida por la lealtad institucional y en la que, “necesariamente, cambiase el consejero delegado”.

El Bloc ya no cree en la empresa
El grupo municipal del Bloc ha ido más allá y pide la disolución de la empresa. Los valencianistas consideran que la empresa municipal ya no responde a su objeto social porque “se ha convertido en un competidor de las inmobiliarias en materia de alquiler y venta de viviendas, ha renunciado a la promoción de vivienda pública como prioridad y no aporta beneficios económicos”.

Por todo ello, el portavoz del Bloc, Vicent Beguer, propuso en la Junta General la disolución de la mercantil. “La crisis de la empresa que costó el cargo al gerente y el hecho de que, desde hace ocho meses, no se haya nombrado a un sustituto demuestra que su dirección la asumido el concejal de Urbanismo y, por tanto, queda reconocida la falta de independencia del organismo y de su Consejo de Administración”, explica Beguer.

El representante del Bloc apunta, además, “que se hace competencia desleal al sector inmobiliario, en plena crisis, con dinero público”.

Para Beguer, la empresa, debido a la situación de crisis económica, podría entrar en pérdidas en los próximos ejercicios “ya que su principal cliente, el Ayuntamiento, ya no es rentable por la falta de inversiones”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here