Los vecinos de La Canyada proponen que Ikea paralice sus actividades si su implantación causa atascos

0
56

La Junta de Barrio de La Canyada ha tomado buena nota de las intenciones del alcalde de Paterna, Lorenzo Agustí, de resolver todas las cuestiones medioambientales y de movilidad antes de firmar el convenio con Ikea. Por ello, han pedido incluir en el texto un compromiso de la empresa de que paralizará sus actividades si, una vez implantados, aumentan los niveles de CO2 o se detectan problemas de movilidad.
Los vecinos piden que la multinacional sueca se comprometa por escrito a que su implantación no creara problemas de movilidad en la zona, en la CV-35 o en los accesos a Ikea, y que las emisiones de CO2 en la zona no sufrirán un aumento respecto a las actuales por causas derivadas de su implantación. Asimismo, pretenden que se comprometa a que, en el momento de que su implantación cree problemas de movilidad en la zona o suponga un aumento de emisiones de CO2, paralice sus actividades hasta que estos problemas queden solucionados.

Por último, solicitan que se incluya una cláusula en la que Ikea se comprometa a sufragar los gastos derivados para la supresión de esos problemas, así como a mantener los puestos de trabajo mientras duren las actuaciones necesarias para solucionarlos.

Según la Junta de Barrio, puesto que el compromiso es que no se producirán efectos medioambientales negativos y de igual modo los problemas de movilidad se solucionaran incluso antes de firmarse el convenio, y que en el caso de no solucionarse, este convenio no se firmara, no ven inconveniente en incluir estas cláusulas en el mismo.

Para los vecinos de La Canyada, estas cláusulas permitirán garantizar que, si por alguna causa, tras la implantación de Ikea, las soluciones planteadas para evitar estos problemas no son las adecuadas, los efectos negativos se solucionarán “de una forma rápida y efectiva, sin un coste para los vecinos de Paterna”.

Por otra parte, han solicitado al Consistorio que se comprometa a crear una comisión con representantes de las asociaciones vecinales y grupos políticos municipales para realizar un seguimiento y asegurar que se cumplen estas cláusulas.

“Solicitamos al Ayuntamiento, que aplique estas mismas medidas a otras posibles empresas, zonas comerciales o de servicios que se puedan implantar en la zona tanto a ese lado de la CV-35, como en los terrenos entre esta y el polígono de Táctica, de forma que los vecinos y vecinas de Paterna no veamos disminuida nuestra calidad de vida”, añaden.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here