Los vecinos de la C/133 protestan contra el proyecto de urbanización de la vía por tener “mucho asfalto y pocos árboles”

0
62

Los vecinos de la calle 133 de La Canyada han presentado un escrito en el Ayuntamiento de Paterna para manifestar al alcalde, Lorenzo Agustí, su “preocupación y desacuerdo” con las obras previstas en la citada vía. Según los vecinos, el proyecto incluye demasiado asfalto y pocos árboles y zonas verdes.
Los vecinos han calificado de “exageración” la anchura de asfalto y cemento “en detrimento de las zonas verdes que se reducirían casi a la mitad”. En ese sentido, han recordado que gran parte del arbolado que existe ahora en la calle se plantó con la colaboración de asociaciones de vecinos, escuelas públicas del barrio y otros vecinos “y ahora, pasados casi veinte años, sería una pérdida lamentable”.

Además de criticar la pérdida de zona verde a favor del cemento, los afectados por las obras señalan que en el proyecto “no se tiene en cuenta la canalización para el torrente de agua que baja por la calle cuando llueve”. El propio Ayuntamiento, en contestación a un vecino que solicitó que se plantaran árboles en la zona verde, le comunicó que no era posible porque eso era un barranco, sin embargo, según los vecinos, en el proyecto no se ha tenido en cuenta por dónde debe bajar el agua.

Asimismo, advierten de la “exageración” que supone crear tantas plazas de aparcamiento en una zona con tan poca población y en una vía que tan solo tiene viviendas a un lado.

En su protesta, los vecinos aseguran sentirse “discriminados” ya que en otras obras como las de la calle 8 de acceso al instituto, “el alcalde mantuvo varias reuniones con los afectados antes de comenzar las obras para consensuar con ellos cómo acometerlas” y no entiende por qué en su caso no se ha mantenido ninguna reunión.

Por todo ello, en el escrito han pedido una reunión con el alcalde para estudiar alternativas al actual proyecto y que se paralicen, de modo cautelar, las obras en la calle 133 “hasta estudiar las alternativas que permitan un consenso con los vecinos afectados”.

“No vamos a permitir que se desarrolle un proyecto delante de nuestras casas, en el cual no se han calculado los riesgos, ni peligros que estamos seguros que se producirán si se desarrolla, y con el que se deteriorara la zona de forma irreversible empeorando la calidad de vida de los vecinos y vecinas”, concluyen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here