Los trabajadores de la cárcel de Picassent realizan una concentración-cacerolada en protesta por el ‘Zapaterazo’

0
27

Acaip (Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias) realizaron una concentración-cacerolada en la cárcel de Picassent en protesta por el ‘Zapaterazo’ que se enmarca en la huelga general en todas las Administraciones Públicas, como medida de protesta por la medida que “supone un paso más en el deterioro de los servicios públicos”, según informó hoy en un comunicado.
Segú el comunicado remitido a los medios por Acaip, la Administración Penitenciaria ha impuesto unos servicios mínimos “abusivos”, que van a provocar “no ya la imposibilidad real de secundar esa huelga, sino que haya más trabajadores que cualquier día normal del mes de Junio”. Incluso, apuntó, se han designado servicios mínimos para cubrir puestos de trabajo que normalmente no se cubren.

Ante esa situación, Acaip ha convocado a todos los trabajadores del establecimiento penitenciario de Valencia a una Concentración-Cacerolada en el Centro a las 10 horas para que “puedan hacerse oír”. Asimismo, se ha hecho un llamamiento a todos los trabajadores a que durante ese día “cumplan estrictamente” con la normativa vigente, para que la Administración penitenciaria se dé cuenta de que con “la escasez de plantilla existente es totalmente imposible cumplir los reglamentos e instrucciones existentes, que los centros penitenciarios funcionan día a día gracias a la entrega de los trabajadores”.

“Los funcionarios penitenciarios estamos hartos de soportar las enormes carencias de un sistema que está al borde del caos debido, entre otras cosas, a la falta de personal, a la escasez de medios, al aumento espectacular de la población reclusa, al incremento de la conflictividad, a la inexistencia de promoción profesional, a que la libre designación y discrecionalidad sean el procedimiento generalizado, a que la jubilación anticipada siga sin regulación y al incumplimiento de los acuerdos firmados por la Administración Penitenciaria”, dijo.

Acaip señaló que la cárcel de Picassent además asistimos a “recortes continuos” en el ejercicio de derechos laborales, “incumplimientos” de acuerdos por parte de la Dirección, y a la implantación de medidas “ineficaces”, que suponen una persecución hacia los trabajadores.

En ese sentido, fuentes sindicales señalaron que los trabajadores del Centro habían puesto “muchas esperanzas” en esta Dirección, en un nuevo estilo de hacer las cosas, pero se han visto defraudados. “Todo son buenas palabras, pero a la hora de la verdad, se encuentran con unos responsables del Centro que no se enteran de la realidad cotidiana, que están muy alejados de los verdaderos problemas, que ni saben, ni quieren saber que es lo que pasa”.

Imprimir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here