Los toros del Saliner se lucen en un largo y vistoso encierro de Sant Joan

0
56

Fue un encierro rápido y limpio. Los seis toros de Jaume Bosch Saliner recorrieron prácticamente todo el trayecto juntos, excepto al final, cuando uno quedó ligeramente descolgado, y entraron en el corral sin problemas. Después, se soltaron tres toros por el amplio recorrido vallado en el casco antiguo.
“Hemos sido de los más puntuales en los últimos años, apenas unos minutos después de las ocho los toros ya estaban en la calle y todo ha salido a pedir de boca”. Así de satisfecho se mostraba Manuel Martínez Piñol, presidente de la Comisión del 7 de septiembre, que es la organizadora del toro de Sant Joan.

Y tenía motivos para estarlo: además de la puntualidad, la comisión consiguió que los toros del Saliner se mantuvieran agrupados en un itinerario que no era fácil de seguir.

Los toros fueron soltados en la plaza Joan de Ribera, junto a la iglesia, y recorrieron la calle Sant Pere completa, giraron por la estrecha calle Coladors para encarar la calle Sant Joan completa, pero en vez de enfilar directamente el corro, la organización dispuso un recorrido más largo, por lo que una vez pasada la iglesia giraron por Mestre Martí y Sant Vicent, para llegar a la calle Bisbe Amigó y entrar en el corro.

Complicado y largo, pero vistoso y agradecido por parte de los cientos de corredores que, sobre todo en la larga calle Sant Joan, acompañaron las reses del Saliner.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here