Los socialistas de Massalfassar acusan a Compromís y al alcalde de nula confianza y de ningunear a sus concejales

Massalfassar ha protanogizado una de las primeras crisis de un gobierno de coalición tras las elecciones municipales de 2015. En el mes de marzo se presentaban los presupuestos y el grupo socialista, socio de gobierno de Compromís, votaba en contra. A raíz de esa postura el alcalde, Carles Fontestad, retiró las competencias que había delegado en los concejales del PSPV y se rompió el pacto de Gobierno. Ahora, cerca de un mes después, los socialistas hacen balance y acusan a Compromís de actuar a sus espaldas, de no confiar en su gestión y de ningunearlos.

El grupo socialista de Massalfassar señala al alcalde de la localidad, Carles Fontestad, como el “principal responsable” de la ruptura del pacto de Gobierno alcanzado entre las dos formaciones tras las pasadas elecciones municipales. Los socialistas han señalado que desde que le dieran los votos para la investidura al alcalde “han engañado y ninguneado hasta el extremo a los ediles socialistas”.

El portavoz socialista, Ismael Gimeno, ha explicado que una de las bases del pacto de Gobierno fue la creación de una Junta de Gobierno Local donde el alcalde informara de todas sus decisiones antes de hacerlas efectivas. Sin embargo, según ha denunciado, siguió tomando decisiones “a espaldas de sus socios de gobierno”. En ese sentido, Gimeno señala que esa situación ha llegado al extremo de que se han tomado decisiones en áreas gestionadas por concejales socialistas sin que estos tuvieran conocimiento de las mismas ni antes ni después, enterándose por la prensa, redes sociales o compañeros de otros consistorios.

Entre otras cuestiones, el portavoz del PSPV también critica que Compromís no aprobara la propuesta de auditoría interna a pesar de llevarlo en su programa electoral y que elaborara los presupuestos sin negociar con su socio de Gobierno. “Compromis presenta a principios de marzo al PSPV-PSOE un proyecto ya elaborado en el que se atienden algunas de nuestras peticiones pero en otras no y, además, respecto de algunas partidas concretas no se nos dieron explicaciones convincentes sobre su idoneidad”, explica Gimeno quien se refiere, por ejemplo, al aumento de la partida de asesoramiento urbanístico, dependiente de su Concejalía y que él no había pedido.

Por todo ello, el portavoz socialista critica las declaraciones de Fontestad acusándoles de anteponer los intereses de partido al pueblo: “en nuestro trabajo como regidores nunca ha influido ningún tipo de interés personal ni de partido. Son declaraciones banales. Con insultos, confrontación, falsedades, intimidación, partidismo, engaños a la ciudadanía, oscurantismo, excusas por no asumir responsabilidades y demás aspectos de índole parecida, ni el alcalde Fontestad ni Compromís per Massalfassar, representan un modelo adecuado de hacer política a la altura de las circunstancias ni a la altura de lo que predican”.


 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *